Un grupo de personas que se encuentran en un mismo lugar tiene diferentes ángulos a la vista, y lo mismo cuando sucede en un accidente automovilístico cuando los testigos discrepan sobre como ocurrió, lo que significa que se puede estar en el mismo lugar pero cada quien tiene un juicio particular.

Algo similar pasa con el tema de seguridad, en que las autoridades no se cansan de propalar que Aguascalientes es uno de los estados más seguros del país y es lo que se vende en otras partes, inclusive del extranjero, sin embargo líderes empresariales y obreros tienen otra opinión.

Está claro que nadie vende bolillo frío por lo que si Usted le pregunta a cualquier funcionario público sobre la confianza que existe en la ciudad capital y en los otros diez municipios le soltará una retahíla de argumentos del porqué es una zona placentera para vivir, que para un forastero tal vez le resulte suficiente, pero no para los habitantes que son los que pueden señalar si existen condiciones adecuadas para desarrollar sus actividades.

A nombre de casi 60 mil trabajadores afiliados a la organización cetemista, el secretario general de la FTA. José Alfredo González González, exigió a las autoridades mayor protección y seguridad para sus representados ante la serie de atracos que tienen lugar y que les afectan en lo personal y familiar.

Sin ambages el líder de la FTA puso el dedo en la llaga al citar que sus compañeros “han perdido la confianza en los diversos cuerpos policíacos, por lo que han dejado de denunciar”, con lo que quedan en la impunidad los delitos. Aunque en materia de delincuencia organizada no hay grandes problemas, afirmó, en lo que “sí nos sigue pegando es en la delincuencia menor, las quejas de robos a domicilios se dan frecuentemente entre los compañeros”, que se convierte en una pérdida muy fuerte en función que la compra de sus mercancías, equipos electrónicos y eléctricos y otros objetos se hace con mucho sacrificio para que en cuestión de minutos se vuelvan humo.

Las razones para que en la mayoría de las veces se abstengan de presentar la queja es porque “sabemos que sólo es un pérdida de tiempo y de salario, puesto que algunos dejan de ir a trabajar para ir a denunciar” y que luego tengan que presentarse nuevamente para ratificar la denuncia y a final de cuentas “esto de nada sirve, porque ni se recuperan las pertenencias y menos se detienen a los culpables”.

Por su parte el presidente local de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Francisco Javier Ruiz López, destacó que en el sondeo de opinión entre sus agremiados “Percepción en materia de seguridad de socios Coparmex”, efectuado entre 100 de los agremiados, se captó una evaluación de 6.75% pero lo más alarmante fue saber que el 22.6% ha sido víctima de algún delito y el 58% mencionó que alguien cercano ha sido víctima de la delincuencia.

En estas condiciones, de cada 100 socios, más de la quinta parte ha tenido una experiencia amarga y 58% de sus allegados tienen una historia que contar sobre el clima de inseguridad que están, lo que lleva a una calificación reprobatoria para las corporaciones de seguridad, toda vez que la policía estatal recibió 5.19% y un porcentaje menor las policías municipales, en tanto el Ejército obtuvo 7.37% de confianza para mantenerse como el de mayor autenticidad para la ciudadanía.

Por lo que se refiere a los órganos que imparten justicia, alcanzó 4.59% de evaluación debido a que los empresarios y la sociedad en general no son bien atendidos y guiados cuando acuden a levantar una denuncia ante el Ministerio Público, lo cual coincide con la apreciación de la Federación de Trabajadores.

Ruiz López reconoció que la encuesta se hizo mediante un cuestionario que cada quien recibió, por lo que habrá disimilitudes con los datos oficiales, sin embargo es una valoración directa de lo que han vivido y de las observaciones de familiares, amigos y trabajadores.

Las autoridades, más que reiterar que hay mayor seguridad y por eso han crecido las inversiones y el empleo, deben enfocarse en solucionar los problemas que existen en esa materia, pero no caer en la clásica de querer persuadir a los guías patronales y obreros de que sus informes no son correctos, sino que la colectividad en general perciba que en su casa y en la calle está protegida.

CRECE LA FILA

Alguien soltó el “borrego” que había llegado la hora, por lo que ya no son uno ni dos, ni tres sino cuatro los que aspiran a la presidencia municipal de Aguascalientes, más los que se agreguen en el curso de las semanas, por consiguiente el Partido Acción Nacional podría llegar a la elección interna con una hilera interminable de interesados.

En principio se puede interpretar como algo positivo el hecho de que exista una baraja tan amplia que permita escoger la mejor carta, sin embargo también se convertiría en un peligro para efectos de cohesión porque entre más fragmentado esté el objetivo más difícil será cicatrizar las heridas que deja la marginación, no sólo del postulante sino de quienes creyeron en su proyecto.

La primera en levantar la mano fue la ex diputada federal Teresa Jiménez, luego la diputada local Sylvia Violeta Garfias, más tarde el senador Fernando Herrera y últimamente el también diputado local Mario Alberto Álvarez, asimismo, sin aceptarlo abiertamente están el ex diputado federal José Ángel González y los legisladores locales Guillermo Ulises Ruiz Esparza y Leonardo Montañez, entre los más visibles.

Teresa Jiménez confía en que su pertenencia al equipo del ex líder nacional Gustavo Madero puede serle útil, lo mismo que el contacto que por tres años tuvo con el actual dirigente Ricardo Anaya, quien incluso fue su coordinador en la Cámara de Diputados. En las últimas semanas ha intensificado su presencia en las bardas con motivo de su último informe de actividades, en espera que las estrellas se alineen a su propósito.

En tanto Sylvia Violeta Garfias ha hecho mutis luego de que su protector Fernando Herrera anunció la intención de disputar la candidatura, aunque el equipo que lo rodea confía que irá por la gubernatura y entonces a ella se le facilitarían las cosas.
Mario Alberto Álvarez anunció en un video: “Quiero ser presidente municipal de Aguascalientes” e invoca al igual que otros que el proyecto del panismo debe ser con “personas honradas y capaces”, además asegura que es “respetuoso de los tiempos electorales” – que teóricamente se inician con la expedición de la convocatoria para las precandidaturas -, sin embargo desde su punto de vista “el tiempo ya llegó”, por lo que dio un paso al frente e hizo público sus deseos.

Los otros que se mencionan están a la expectativa, aunque uno de ellos sabe que el mejor camino es comprar espacios para hacer una campaña intensa que le permita convertirse en portabandera de la próxima campaña municipal, a sabiendas que por ahora no le conviene aspirar a la “grande”.

Seguramente que antes de concluir el año serán más los que suban al escenario giratorio para que los militantes escojan al más conveniente, sin embargo la pregunta es obligada ¿porqué tantos pretendientes?, y la respuesta podría ser que aún cuando algunos saben que sus agarraderos no son sólidos el simple hecho de que su nombre aparezca en la lista ya es ventaja porque le asegura los reflectores mientras se dilucida al postulante, a la vez que ofrecerá su apoyo y se pondrá a las órdenes “para lo que se ofrezca” en caso de que el PAN obtenga la alcaldía. Hay que tener presente los nombres que hoy se mencionan y si el triunfo les favorece en 2017 se sabrá en qué dependencia quedaron.