En el ciclo escolar 2016-2017, un total de 180 planteles de educación básica participan en el programa de Escuelas Seguras, ya que gracias a la instalación de videocámaras se han logrado disminuir las conductas agresivas entre los estudiantes, en conjunto con la supervisión coordinada entre docentes, administrativos y padres de familia.
En la actualidad se tiene una lista de decenas de escuelas que han presentado sus proyectos de inversión y sus estrategias de actuación para garantizar la seguridad escolar, informó el director del IEA, Francisco Chávez Rangel, quien mencionó que este en sexenio se ha invertido 20 millones de pesos.
El funcionario indicó que Escuela Segura cuenta con el soporte estatal de la Secretaría de Seguridad Publica, protección Civil y los cuerpos de salud, ya que este programa no se trata sólo de equipamiento, sino de una estrategia para la concientización, la responsabilidad, la equidad de género y la convivencia sin violencia.
Precisó que la intención es que la escuela contribuya a la cohesión y la integración social de las comunidades escolares, mediante el desarrollo de una cultura de paz. Dicha cultura de paz constituye un criterio que orienta el desarrollo de las competencias ciudadanas y es congruente con los criterios establecidos en el Artículo Tercero Constitucional y la Ley General de Educación, en el sentido de que la educación debe contribuir a la convivencia pacífica.
Actualmente, 180 escuelas de Aguascalientes cuentan con sus videocámaras de vigilancia, esto dentro del programa de escuelas seguras, lo cual es posible gracias al apoyo económico de los padres de familia y en esa medida va la aportación del Estado y la Federación pone otra cantidad.
Esto ha permitido bajar la conducta agresiva entre los propios alumnos; además, este programa ha redundado para que el sector educativo se mantenga en mejores condiciones al evitarse el grafitti o cualquier otra situación antisocial.
Subrayó que la seguridad en las escuelas de educación básica es una condición imprescindible para que niños y adolescentes estudien y aprendan. Esta seguridad refiere al resguardo de su integridad física, afectiva y social en la escuela, así como en el entorno comunitario que rodea a las escuelas. En una palabra, la seguridad en la escuela constituye una garantía para hacer efectivo el ejercicio del derecho de niños y adolescentes a la educación.
El director del IEA comentó que el programa otorga apoyo económico y técnico a las escuelas participantes que podrán invertir en: Materiales educativos sobre gestión de la seguridad escolar. Asesoría y acompañamiento sobre el tema. Promoción de espacios de diálogo para fomentar la participación social en favor de la seguridad escolar.
También se favorecen con acciones de difusión sobre prevención y seguridad escolar; actividades de capacitación y enseñanza sobre prevención y seguridad escolar; compra de insumos de seguridad (por ejemplo, cámaras de vigilancia), concluyó.