Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- México no es país para lactantes.
Al menos así lo apuntan las estadísticas de Unicef, que indican que de los 2.4 millones de bebés que nacen de media cada año en toda la República, apenas un 14 por ciento aprovecha los beneficios que ofrece la leche materna.
Hay varias causas que explican este bajo porcentaje, que coloca a las mamás mexicanas en los últimos puestos de amamantamiento a nivel latinoamericano.
Algunas lo atribuyen a que el recién nacido no quiso el pecho, otras a que padecen alguna enfermedad, pero la mayoría, casi 4 de cada 10, aseguran que es la sensación de no tener leche lo que les impide amamantar a sus pequeños.
Se trata de uno de los mitos o confusiones a las que se enfrentan las mamás, sobre todo las primerizas, a la hora de optar por dar el pecho o comenzar directamente con la fórmula, cuando la recomendación general es que durante los primeros 6 meses de vida del bebé sólo se utilice la lactancia natural.
Desde Danone Nutricia anuncian otras leyendas recurrentes respecto a esta práctica materna, como la idea de que la mamá tiene que consumir algunos alimentos y prohibir otros para producir leche, o que la leche materna no llena por completo al bebé.
“Para garantizar que tu bebé come lo suficiente, te recomendamos que al menos lo alimentes entre 8 y 12 veces en 24 horas, que percibas un ritmo constante de succión, que escuches que tu bebé trague la leche, que tanto tu posición como la de él les sea cómoda”, aconsejan en un comunicado.
También queda en nada el mito de que el líquido no se puede refrigerar para consumir posteriormente en el caso, por ejemplo, de las mamás que vuelven al trabajo.
De acuerdo con Unicef, la leche materna se puede guardar en el refrigerador hasta por 12 horas.

TABLA
Ideas equivocadas
Unicef diferencia mitos y realidades a la hora de amamantar a tus hijos:
Mito/Realidad
-Las mujeres con pecho pequeño no pueden amamantar/ El tamaño de los pechos no influye en la lactancia
-Tener relaciones sexuales daña la leche/Las relaciones sexuales no influyen en la calidad de la leche
-Si la madre está enferma, no debe dar de lactar/Puede hacerlo con gripa o resfriado; si es algo más grave, debe consultar a su médico
-La leche de los primeros 3 días después del parto debe desecharse porque es sucia y antihigiénica/ El calostro (así se la conoce) es como una vacuna y fortalece el sistema inmulógico del bebé.
– El bebé no debería succionar hasta que salga leche blanca/ La lactancia debe iniciar en la primera media hora después del parto
– El biberón es inofensivo e higiénico/El uso prolongado del biberón perjudica a la dentición y al habla del niño y de la niña
– Los bebés necesitan beber aguas aromáticas,    té y coladas para fortalecer el estómago/        La leche está compuesta en un 90% de agua; los bebés no necesitan líquidos adicionales.

Compartir
Artículo anteriorLa última y nos vamos
Artículo siguiente¡De truene!