Discriminación en tiempos de Trump

David Reynoso Rivera Río

Hace unos días conversaba con un par de amigos, acerca de cuáles son las razones que me motivan semana a semana a plasmar mis comentarios desde hace ya casi cuatro años. Más que forjarse en mí un hábito y disfrutar despejarme de cualquier cuestión académica o laboral, tener la oportunidad de llegar a ustedes me permite contribuir a la reflexión y el interés juvenil en temas de índole local, nacional y en ocasiones hasta internacional. Todo esto se debe en gran medida a que existe en la juventud una apatía impresionante, por lo que combatir dicha apatía se ha convertido en uno de mis principales objetivos.

Poner en alto el nombre de México es una aspiración permanente a la que cualquier ciudadano debe intentar llegar. Dicho lo anterior, merece un especial reconocimiento Alejandro González Iñárritu, quien por segundo año consecutivo consiguió el premio al Mejor Director dentro de los premios de la academia que tuvieron lugar hace cinco días. Con su peculiar estilo y a pesar de que los productores del evento intentaron interrumpirlo, pronunció un discurso de agradecimiento en el que hizo un enérgico llamado al combate a la discriminación al tenor de lo siguiente: “Tenemos una oportunidad para quitarnos los prejuicios, de manera que el color de piel sea tan intrascendente como el largo del cabello”.

En mi opinión, el citado mensaje contiene un duro golpe por parte de Iñárritu hacia el candidato republicano Donald J. Trump y su muy polémica declaración contra los mexicanos: “Cuando nos mandan gente, no nos están mandando a los mejores, sino a gente llena de problemas y están trayendo esos problemas a nosotros”. Actualmente Trump lidera la candidatura presidencial por parte del partido republicano después del recién celebrado Supermartes en el que doce estados de la Unión Americana se decidieron por los candidatos que existen hasta el momento.

Dicho lo anterior, los resultados al momento por parte de los demócratas sostienen que Hillary Clinton lidera la carrera con el mayor número de delegados ya que ha obtenido victorias contundentes en los estados de Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Texas y Virginia; mientras que su contrincante Bernie Sanders ha obtenido victorias en Colorado, Minnesota, Oklahoma y Vermont. Por otra parte, del lado republicano, Donald Trump ha obtenido la victoria en Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Virginia y Vermont; mientras que Ted Cruz en Alaska, Oklahoma y Texas, finalmente, Marco Rubio únicamente en el estado de Minnesota y John Kasich y Ben Carson no acumulan victoria alguna en la contienda republicana.

Me preocupa sobremanera que existan personas con posibilidades de dirigir a un país y tengan pensamientos como los de Donald Trump, que achaquen los males de un país a cierto grupo racial como son los latinos y mexicanos, en su afán de consolidar su eslogan de campaña: hagamos de nueva cuenta grande a Estados Unidos de Norteamérica. Pensamiento que a todas luces carece de sentido lógico, ya que, como bien se sabe, existen miles de mexicanos y latinos que desempeñan gran parte de las actividades económicas y productivas; sin embargo, me preocupa aún más cómo es que algunos cientos de latinos lo apoyen en su carrera presidencial y que pocas voces sean las que salgan a exigir un respeto y poner un alto a este tipo de conductas.

Aplaudo el ejercicio por parte de mexicanos exitosos que, como Iñárritu, se atreven a levantar la voz y combatir la discriminación u algún otro mal en el mundo y me permito hacer una invitación a todos los jóvenes y no tan jóvenes a que nos atrevamos a dar ese paso de manera que pongamos nuestro grano de arena por más pequeño o grande que sea.

México requiere jóvenes que piensen, pero que también actúen…

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr