El lunes inició la Semana de la Familia, por lo que en las parroquias se hará oración y reflexión, durante seis días; concluye el 30, con una peregrinación del auditorio del Colegio Portugal hacia la Catedral, y las familias participantes podrán ganar la indulgencia con motivo del “Año de la Misericordia”.
Ayer, en el Obispado, representantes de la Pastoral Familiar que coordina, José González, dieron a conocer el mensaje que con este motivo emitió el prelado José María de la Torre Martín.
Señalaron que anteriormente la familia era protegida con leyes que respetaban su realidad e identidad natural, sin embargo, ahora se están imponiendo otras ideologías que van en contra de la familia, generando grave confusión.
Lanzaron un exhorto a fortalecer nuestras familias con los principios, valores, y virtudes de nuestra fe y una adecuada formación, de ahí la necesidad de aprovechar esta semana de la familia, para educar y formar.
“Recordemos lo que nos dice el Papa, que es posible el cambio, el crecimiento, el desarrollo de las potencialidades buenas que cada uno lleva en sí, palabras que invitan a reavivar constantemente el amor en cada matrimonio y familia”.
Reflexionemos en aquéllas realidades que afectan a nuestras familias en el presente de nuestra historia.
Los temas que se abordarán en las parroquias cada día, son: La fuerza de la familia está en amar y enseñar a amar; La grandeza de la familia; El amor que vence el individualismo: Dios está en el amor de esposos; El origen del amor en nuestros corazones.
En otro tema, el purpurado dio lectura a la Carta Pastoral, por la clausura del Año de la Misericordia. El Año Santo concluirá con una celebración el domingo 13 de noviembre del año en curso, en Catedral, a las 17:00 horas.