José Luis Gómez Serrano
www.jlgs.com.mx

En estos días me llegó un correo de Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, recordando que hace dos años doné US$50 para su proyecto e invitándome a participar otra vez. No es que él mi amigo, es la campaña anual que realizan para recaudar fondo, cuando el encabezado de cualquier página en Wikipedia es un banner que explica el propósito de ese proyecto: crear un repositorio de información en forma colaborativa, gratuita y libre; esto significa que usted y yo podemos crear o editar artículos en internet, que cualquiera puede hacer uso de la información que acumulen, y que no está afiliada ni con gobiernos, ni con ideologías, ni con empresas ni con nadie. Una obra así cuesta muchísimo dinero y Jimmy explica en su mensaje que si todos los visitantes donaran US$50 durante una hora de cualquier día del año, en una hora tendrían suficientes fondos para operar un año.

Yo comparto absolutamente los objetivos y forma de operar de Wikipedia, y colaboro: este año di un pico más que la vez pasada. Soy uno de los millones de seres humanos que diariamente la consultan, me he encontrado ahí el milagro anónimo de artículos interesantes en absolutamente todas las áreas en que yo he buscado: historia, ciencia, matemáticas, cine, música, organización política, personajes. Estoy convencido de que un milagro ha sucedido ahí, puesto que los humanos, casi invariablemente preocupados por nuestros propios menesteres, hemos producido una obra colaborativa y anónima, simplemente por el placer de compartir y de aprender.

Wikipedia es un éxito en internet, ocupa el séptimo lugar entre los lugares más visitados en el ranking de Alexa:

Sitio Dominio Alexa Tipo País
Google google.com 1 Searchengine  U.S.
YouTube youtube.com 2 Video sharing  U.S.
Facebook facebook.com 3 Social network  U.S.
Baidu baidu.com 4 Searchengine  China
Yahoo! yahoo.com 5 Portal and media  U.S.
Amazon amazon.com 6 E-commerce and cloud computing  U.S.
Wikipedia wikipedia.org 7 Encyclopedia  U.S.

Yo pondría por separado a Google y Baidu porque son visitados con el explícito propósito de buscar información en algún otro lugar, al contrario de los otros cinco, que atraen a los visitantes por lo que ellos mismos guardan en sus servidores. Con este criterio, mi personal clasificación va así:

Sitio[1] Dominio Alexa Tipo País
YouTube youtube.com 1 Video sharing  U.S.
Facebook facebook.com 2 Social network  U.S.
Yahoo! yahoo.com 3 Portal and media  U.S.
Amazon amazon.com 4 E-commerce and cloud computing  U.S.
Wikipedia wikipedia.org 5 Encyclopedia  U.S.

Quinto o séptimo lugar, Wikipedia ocupa un lugar honroso en la lista de preferencias mundiales y habla bien de la humanidad: después de todo, no está perdida completamente la fe en ella puesto que todavía busca conocimiento per se, aunque sea en quinto lugar, y ese conocimiento está proveído por personas que no buscan fama ni dinero, solamente colaboran.

Los otros cuatro lugares son: videos musicales, canciones, videos de todo tipo, principalmente entretenimiento, con YouTube. Facebook es el gran periódico mural del mundo, donde todos somos invitados a manifestar nuestro estado: feliz porque recuperé al perro, triste porque mis amigos no me invitaron a la fiesta, desesperada porque no tengo ropa para esa fiesta. Yahoo es un portal de noticias de todo tipo, Amazon es la gran tienda mundial, en quinto lugar llega Wikipedia con conocimiento. Los grandes motivadores que se encuentran en estos sitios son: entretención, adquisición, conocimiento. En ese orden, desgraciadamente.

En esta estadística está contenida también el alma de nuestra civilización moderna: queremos entretenernos, queremos comprar, queremos conocer, en ese orden. No tengo a la mano estadísticas comparativas que digan que por cada visitante a Wikipedia hay 2 ó 10 ó 1000 visitantes a YouTube, pero creo que la proporción está más cercana a 1000::1 que a 2::1, y esto sería una estadística ponderada de los grandes motivadores: dicho en términos coloquiales, estamos mucho más interesados en divertirnos que en aprender.

YouTube, Facebook y Amazon han capitalizado necesidades y deseos de la sociedad moderna: divertirse, leer chismes, admirar a nuestros artistas favoritos, sentir que dejamos huella en el mundo mediante nuestra página en fb, comprar. No es que esos sitios hayan vuelto a la gente chismosa, ociosa, aburrida o consumista; esos sitios han construido su imperio sobre esas características humanas, capitalizándolas y exacerbándolas. Para cada hombre su debilidad, y reconozco que Amazon tiene para mí miles de productos que yo quisiera comprar: ¿para qué? No sé, pero los veo y se me antoja comprarlos, como varios libros que están esperando su turno para ser leídos.

Una consecuencia negativa de esos sitios es que exacerban, como dije arriba, deseos naturales en el humano que bien podrían estar contenidos si no existiera esa motivación. Todos disfrutamos de la música y nos gustaría asistir a eventos donde se presentaran nuestros artistas favoritos. En mi caso, que amo la música clásica, oí una vez a Claudio Arrau en Bellas Artes pero me puedo pasar los días buscando y viendo las grabaciones suyas en YouTube. Habrá quien coleccione relojes comprados en Amazon, o viva para estar chateando en fb, o se pase jornadas completas sencillamente navegando entre los millones de grabaciones musicales que hay en internet.

El libro The Piano, publicado The New Grove (una enciclopedia de música) narra que en algún momento entre las dos guerras mundiales el piano perdió su lugar como símbolo de status y centro de entretenimiento: llegó el automóvil y todo el mundo quiso comprar uno, encontrando que era mucho más divertido dar la vuelta con los amigos o presumir el coche que estudiar 1000 escalas en el piano para poder tocar una sonata. Yo recuerdo otro paso atrás en la historia del piano. Cuando yo era niño nada más existían la radio y los discos de acetato para escuchar música; en vivo estaban los conciertos o lo que uno tocara. Siendo la música una de las expresiones más hermosas y naturales del alma humana –en todas las culturas existe alguna forma de música-, si uno quería escuchar música no existían tantas alternativas pero ahí estaba el piano para que uno intentara aprender algo y obtener el placer de escuchar. Pasados los años aparecieron los CD, los casettes, los tocadiscos portátiles, y finalmente el iPod y el casi ubicuo iTunes; la consecuencia es que el mundo moderno proporciona tantas alternativas para escuchar música, que aprender y tocar algo se convierte en la última opción, solamente para los fanáticosdie hard que realmente tienen pasión por un instrumento.

Esta mini historia del piano –relegado a un enésimo lugar por tantas alternativas más sencillas y sin esfuerzo para escuchar música- es semejante a la del conocimiento versus la entretención o la adquisición. Es cierto que el hombre tiene sed de conocimientos, pero juzgando por las estadísticas de Alexa, el hombre tiene más sed de divertirse y de adquirir cosas que de aprender. Seguramente es porque la entretención y la adquisición reflejan una actitud pasiva del individuo: estoy buscando un objeto para distraerme o para poseerlo, mientras que el conocimiento implica un esfuerzo deliberado por leer, entender, asimilar y formarse un criterio.

[1] Estadísticas tomadas de https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_most_popular_websites.