Aunque llegó habiendo actuado solamente una vez de luces en España, al novillero mexicano Javier Castro no le pesó debutar en Madrid.

“Desde que supe que mi apoderado buscaría la oportunidad de torear en Las Ventas, me mentalicé para hacerlo y hoy (ayer) en el ruedo no acusé ese peso de una plaza de tanta relevancia”, aseguró el novillero aguascalentense, quien le brindó uno de sus novillos a la joven figura mexicana Joselito Adame.

Castro toreó ayer por vez primera en Madrid y aunque se topó con la mansedumbre de dos novillos de El Montecillo, dejó buenas sensaciones según la prensa y algunos aficionados.

“Yo venía a triunfar, pero la verdad es que ninguno de mis novillos lo permitió. El primero estaba lastimado de una manita y como no fue cambiado por el presidente (juez de plaza) el ambiente se puso pesado.

“Y mi segundo me permitió darle dos tandas, pero después se quedó parado. Yo espero poder volver para poder cortar las orejas que era mi único objetivo”, dijo el novillero mexicano quien oyó respetuoso silencio desde el tendido.

Castro alternó con Miguel Ángel León que fue ovacionado y Mario Sotos que también tuvo silencio.

Por otra parte, su paisano Leo Valadez no podrá reaparecer hoy como estaba previsto, tras la cornada del 14 de agosto en Málaga.