En conferencia de prensa, los integrantes del Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes, que preside Mariana Ávila Montejano, acompañados de personas cuyos familiares fueron víctimas de desapariciones o muertes violentas, manifestaron su preocupación por la salida apresurada del fiscal estatal Óscar González Mendívil, tras afirmar que quedan temas en la mesa que no se trataron durante el periodo en que él estuvo al frente, y ahora que la Fiscalía queda acéfala no saben qué va a pasar con estos procesos que están pendientes.
La señora Alma Delia Mora Salas expuso el caso de su hija Aurora Salas, quien desapareció desde hace siete meses y cuyo proceso judicial está estancado. Misma situación fue expuesta por la señora Dora Galván Estrada, madre de Noemí Chávez Galván, quien fue hallada muerta tiempo después, señalando que a más de cuatro años del hecho no ha habido una sentencia.
Por su parte, Yadira Torres Briceño denunció que también su hermana fue hallada muerta y a tres años de ocurrido el hecho, la Fiscalía sigue sin dar una respuesta. En tanto que la señora Patricia Navarro Altamira indicó que su hija de nombre Claudia Elizabeth, tiene poco más de un año desaparecida y sigue sin haber indicios por parte de la dependencia.
Ante ello, la coordinadora del Observatorio de Violencia Social y de Género lamentó que sean los propios familiares de las víctimas los que tengan que hacer el trabajo de la Fiscalía recabando información, además de que no se les garantiza el acceso a la verdad, la justicia y mucho menos a la reparación del daño.
Ávila Montejano destacó que según datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, en Aguascalientes existen 200 casos de personas desaparecidas, de las cuales 101 son mujeres y 99 son hombres. Sin embargo, recalcó que no hay una certeza en los datos, toda vez que para la Fiscalía sólo hay poco más de 30 personas desaparecidas.
Ante tal situación, Mariana Ávila se pronunció por que haya una respuesta por parte de las autoridades y que Óscar González Mendívil entregue los expedientes y procesos de estas personas a quien quede al frente de la Fiscalía; asimismo, que la transición no sea nada más a lo interno, sino con las familias.