Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, el día de ayer se celebró, en todo el planeta, el “Día Mundial de la Alimentación”, el cual se festeja el 16 de octubre de cada año, a iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Partamos del origen de la FAO y la conmemoración de esta fecha en el calendario internacional (información consultada en la página web www.fao.org/world-food-day):

“El 16 de octubre de 1945, 42 países tomaron la iniciativa de crear la FAO (Quebec, Canadá). Al hacerlo, dieron un paso importante en la lucha perpetua del hombre contra el hambre y la malnutrición. A través de la creación de la FAO, se dotaron a muchos países de un mecanismo por el que los Estados miembros pueden ocuparse de una serie de problemas que son una fuente de preocupación importante para todos los países y para todos los pueblos.”

Desde 1979, la FAO marcó el 16 de octubre de cada año como el “Día Mundial de la Alimentación”, fecha en que fue fundada esta organización en 1945, aunque esta celebración comenzó a efectuarse a partir de 1981.

Lo anterior, nos deja ver que la FAO, este año, se encuentra celebrando el 70° aniversario de su fundación y lo hizo patente el día de ayer con el arranque del evento denominado “Expo de Milán de 2015”, el cual lleva por lema “protección social y agricultura para romper el ciclo de la pobreza rural” y se realiza en esta bella ciudad italiana.

Pero, ¿cuál es el objetivo estratégico de la FAO y de la evocación del “Día Mundial de la Alimentación? “Alcanzar la seguridad alimentaria para todos y asegurar que las personas tengan acceso a alimentos de buena calidad que les permitan llevar una vida activa y saludable”.

De manera particular, los objetivos principales de la FAO son los siguientes:

“1) La erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

2) La eliminación de la pobreza y el impulso del progreso económico y social para todos.

3) La ordenación y utilización sostenibles de los recursos naturales, incluida la tierra, el agua, el aire, el clima y los recursos genéticos, en beneficio de las generaciones presentes y futuras.”

Actualmente, la FAO cuenta con casi 200 países miembros, entre ellos, por supuesto, México, quien participa activamente en los programas de la misma. Hoy en día y desde el 2012, el Director General de la FAO es el brasileño José Graziano da Silva. La FAO tiene su sede en Roma, Italia, y cuenta con 3 Direcciones Generales (Recursos Naturales, Operaciones y Desarrollo Económico y Social), además de múltiples oficinas de representación en todo el mundo.

A nivel local y también el día de ayer, el Gobierno del Estado, a través del DIF Estatal, celebró este “Día Mundial de la Alimentación” con un emotivo evento en el Museo Descubre, en el que participaron diferentes instancias gubernamentales e instituciones educativas.

Finalmente, este tipo de conmemoraciones nos sirven para que el mundo dedique un día del año a la concientización de un tema tan relevante como lo es la seguridad alimentaria y adecuada nutrición de todos los pueblos. Todas las naciones están llamadas a diseñar e implementar políticas públicas que garanticen a sus pobladores el acceso a los elementos necesarios para cubrir sus necesidades básicas de alimentación. La FAO coadyuva con ese propósito, al estudiar y formular modelos que pueden ser eficaces en todas las regiones del mundo, buscando que gobernantes y gobernados asumamos nuestra respectiva responsabilidad en este asunto.

Simplemente, la FAO estima que “en los últimos años, cerca de 150 millones de personas han superado la pobreza extrema gracias a los programas de protección social, a través de transferencias de efectivo, bonos, seguros y contribuciones en especie, además de aumentar los ingresos de las personas pobres y vulnerables.”

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo