TOLUCA, Edomex.- Los Diablos Rojos quisieron salvar en 20 minutos toda su temporada.

La energía que José Cardozo gastó en reclamos arbitrales fue la misma de la que careció el Toluca durante casi todo el partido, en el 0-0 contra Santos en el Nemesio Diez.

El cuadro escarlata está al borde de la eliminación en la Liga porque con 12 puntos está obligado a ganar sus cinco duelos restantes y ese no es su sello en esta campaña; ya puede ir concentrándose en la Copa Libertadores de cara al duelo del martes contra la Liga Deportiva Universitaria de Quito.

Fue Alfredo Talavera el más intenso en la cancha, tanto que de sus guantes salió el contragolpe que Christian Cueva, trompicándose, estuvo cerca de convertir en gol, y fue el propio portero el que al 93′ intento rematar en un tiro de esquina y por poco lo consigue, de no ser por Agustín Marchesín.

En esa acción, el guardameta de los laguneros lanzó un trazo largo para el caboverdiano Djaniny Tavares, una oportunidad clara de gol de no ser porque el árbitro Jorge Isaac Rojas pitó el final del partido. El técnico de Santos, Luis Zubeldía, tuvo que ser abrazado por uno de sus auxiliares y llevado a la fuerza al vestidor porque estaba enardecido contra el silbante. El capitán Carlos Izquierdoz se ganó la amonestación.

Previo a esa acción, Toluca tuvo el gol del triunfo en la cabeza y en el pie derecho de Nicolás Saucedo, pero al futbolista le faltó convicción, un reflejo de un equipo que muy pronto le estará diciendo adiós a la Liga.

Santos tampoco tuvo un partido brillante. Su delantero Javier Orozco mostró que está fuera de ritmo y el resto de los jugadores, con excepción de Néstor Calderón, fueron imprecisos. El martes, visitan al América en la Semifinal de vuelta de la “Concachampions”.

En casa, los Diablos han sido sombra en la Liga y luz en la Libertadores.