Con tres cuadrangulares de Ramón Urías, los Diablos Rojos del México se quedaron con el segundo juego de la serie ante los Rieleros de Aguascalientes por pizarra de 10 carreras a 8.
De nueva cuenta, fueron los capitalinos los que anotaron en la primera entrada, y otra vez con un cuadrafónico productor de dos carreras, pero en esta ocasión fue de Ramón Urías, quien se llevó por delante a Carlos Figueroa, poniendo la pizarra 0 a 2.
Todo parecía una copia del primer juego de la serie, ya que la máquina se volvió a sacudir la blanqueada en la parte baja del segundo episodio con el sencillo de Eliezer Ortiz, quien produjo la entrada de Carlos Rodríguez para hacer la de la quiniela 1-2.
La igualada llegó, por segundo duelo consecutivo, en el quinto rollo con el solitario cuadrangular de Edson García, dejando el 2 a 2 en el resultado.
La historia cambió para la parte alta del sexto capítulo, pues fueron los pingos los que cometieron la diablura a base de vuela cercas, pues en primera instancia, Ramón Urías voló la pelota por el jardín izquierdo, en tanto que Refugio Cervantes hizo lo mismo pero por la pradera derecha, así que los cartones se movieron 2 a 4 a favor de la visita.
Los pupilos de Homar Rojas encontraron la respuesta a esta ofensiva en la parte baja de este capítulo al armar un racimo de tres carreras, el cual comenzó con el doblete de Cristhian Presichi, quien envió a tierra prometida a Saúl Soto y a Carlos Rodríguez, y enseguida Richy Pedroza con hit al central mandó al pentágono a Presichi para así darle la vuelta al marcador 5 a 4.
Para el inning de la suerte, los visitantes fueron los que aprovecharon las oportunidades, pues Eduardo Revilla conectó imparable al derecho para mandar al pentágono a Jesús Fabela, y después, Ramón Urías logró un batazo de cuatro esquinas, por lo que se llevó por delante a Eduardo Revilla y Carlos Figueroa, por lo que los escarlatas volvieron a tomar el control por 5 a 8.
Hasta el octavo tramo la máquina volvió a pitar, esto con el rodado a las paradas cortas de Eliezer Ortiz, que dejó que José Vargas hiciera la sexta de la noche para los de casa.
Lamentablemente, en el ocaso del juego, dos errores garrafales de Emmanuel Torres, le dieron la oportunidad a los Diablos para quedarse con el triunfo, ya que la primera pifia que cometió Torres fue un mal lanzamiento a primera base que dejó que José Augusto Figueroa pisara el home, y para concluir, Eduardo Revilla también aprovechó para llegar a tierra prometida tras el segundo error de Emmanuel.
El partido cerró con el primer cuadrafónico de Aldo Flores, quien a pesar de que produjo dos carreras, no fue suficiente y los Rieleros perdieron por 8 a 10.