Una de las peregrinaciones más concurridas de este quincenario, se vivió con la participación de las parroquias de Jalisco, como Nuestra Señora de los Dolores, San Miguel Arcángel de Teocaltiche, Villa Hidalgo, El Taray, Michoacanejo, Belén del Refugio y sus capellanías, las cuales arribaron al santuario en honor a la Virgen de la Asunción, manifestando su entusiasmo con matlachines de hombres, mujeres y niños y con la banda que resonó en la paredes del recinto sagrado.
Los guías espirituales de sus respectivas iglesias, Javier Regalado, Ismael Reyes, Artemio Ortiz Romo, Pedro López Ibarra, Juan Francisco González Cruz, Hugo Ezequiel Reyes y Manuel Sandarte Ortiz, Uriel Martínez, Noé de Santos García, Carlos Guillén, Juan García, Ramón Olazaba y el diácono Caín López, encabezaron la procesión hacia la catedral basílica de Nuestra Señora de la Asunción, llevando a cuestas las reliquias del santo de su decanato, San Julio Álvarez Medina.
La bendición y bienvenida de la peregrinación a la casa de Dios, corrió a cargo del Arzobispo de San Luis Potosí, Jesús Carlos Cabrero Romero, presidiendo la celebración eucarística como invitado de honor, en el décimo primer día del quincenario mariano.
Desde muy temprana hora, grupos de ciclistas provenientes de Villa Hidalgo, Jalisco, llegaron al recinto de la Patrona de Aguascalientes ofreciendo también su sacrificio, cansancio y sudor haciendo el acompañamiento a todas las personas que desde lejos, acudieron para dar su ofrenda a la madre de Dios.
El Arzobispo invitado, agradeció el hospedaje de los Aguascalentenses y la invitación del Excelentísimo Señor Obispo José María de la Torre Martín y del vicario general Raúl Sosa Palos, con quien concelebró la santa misa.
A los presentes, expresó su alegría de ver el amor que le profesan a la Virgen María como Madre de Jesucristo y que hoy celebran como un signo vivo de fe, al entregarnos al salvador, su único hijo.
Exhortó a los fieles a que así como María hizo la voluntad de Dios, al aceptar concebir a su hijo, a ser fieles al Todopoderoso, “tratemos de mirar el gozo y la alegría principalmente de Jesús y hacer la voluntad de Dios, hacer lo que Él manda, aceptar los designios y ofrecérselos a Dios”.
Más tarde en la celebración de las 19:00 horas, feligreses de las parroquias de El Sagrario, El Señor del Encino, Sagrado Corazón de Jesús y las capellanías de Nuestra Señora del Rosario, San Diego y El Ave María, llevaron a cabo su peregrinación, siendo partícipes de la sagrada eucaristía.

Compartir
Artículo anteriorApagó una velita
Artículo siguienteLa hacen de teatro