Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

Ayer se conmemoró el Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información. Dicha celebración tiene su origen en la solicitud que la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) realizó a la Asamblea General de las Naciones Unidas para que el 17 de mayo fuera una fecha “para promover la importancia de las TIC y los diversos asuntos relacionados con la Sociedad de la Información planteados en la CMSI.”[1]

La primera vez que se celebró algo parecido fue hace diez años; desde entonces a la fecha, los rasgos del sector y la manera en que se desarrolla han sufrido cambios de enorme relevancia a una gran velocidad. Con la designación de este día, se ha establecido una forma tradicional para festejar y promover una actividad que tiene como característica el cambio constante y la innovación. Seguramente, el paso del tiempo nos permitirá observar como habrán de surgir nuevas y diversas maneras para reconocer cada una de las múltiples actividades que cada día van consolidándose en el sector de las telecomunicaciones.

Sin embargo, probablemente la mayor preocupación que hoy se tiene en cuanto al desarrollo de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones esté menos relacionada con el avance tecnológico y más con la equidad social. Si bien en casos concretos las TIC han permitido la reducción de las diferencias entre distintos grupos sociales, existe todavía una brecha considerable en el acceso diferenciado de dichos grupos a sus beneficios. Es importante que la tecnología y las mejores formas de utilizarla formen parte de la vida de las personas y del desarrollo de sus actividades en condiciones equiparables.

La anterior ha sido una preocupación de los gobiernos actuales y, por tal motivo, se han planteado la necesidad de establecer programas y proyectos en los que deban intervenir para complementar la función del mercado. Una actuación eficiente de las autoridades debe fundamentarse en el conocimiento pleno de un sector tan complejo y en el desarrollo de actividades con una vocación social claramente definida.

En el marco de la celebración el Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información se realizaron múltiples actividades en foros diversos; sin embargo, pocas de estas acciones estuvieron dirigidas a quienes menos conocen del sector y más necesitan aprender e informarse. Tal vez sea necesario avanzar hacia una celebración menos tradicional de una actividad tan importante y pensar que cada día, en cada área del ecosistema digital, es posible trabajar para consolidar el ingreso de las personas que menos tienen a la Sociedad de la Información.

[1] http://www.diadeinternet.org/2014/?page=que_es