De manteles largos estuvo en días pasados Antonio Villalobos Márquez, al celebrar en compañía de familiares y amigos su aniversario de vida número 60.
Desde temprana hora se preparó el agasajo que se llevó a cabo en el Salón Arroyo de la Hacienda, donde Antonio recibió uno a uno a sus invitados, con quienes compartió momentos agradables además de un delicioso banquete, refrescantes bebidas, armoniosa música de fondo y por supuesto la amistad que los une, aspectos que juntos disfrutaron enormemente. El homenajeado fue honrado por sus amistades con bellos y muy útiles obsequios, los cuales Antonio agradeció de sobremanera.
Su familia también se unió a la celebración y le brindó cálidos abrazos y muestras de afecto, cariño y amor para su persona. Durante toda la tarde los congregados en torno al cumpleañero brindaron porras en su honor y para cerrar con broche de oro, sus allegados cantaron para él las tradicionales mañanitas, llevando en manos el delicioso pastel que se sirvió como postre.

Compartir
Artículo anteriorAgradece por la vida
Artículo siguienteDichosa ocasión