César Martínez y Virgilio Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Jun .- Acusado de lavado de dinero por al menos 24 millones de pesos, Rubén Núñez, líder de la Sección 22 de la CNTE, fue detenido ayer por agentes federales y trasladado al Centro Federal de Readaptación Social de Hermosillo.
De acuerdo con la PGR, el dirigente firmó convenios ilegales entre 2013 y 2015 con empresas proveedoras de productos y servicios para los maestros oaxaqueños, cuyos costos eran descontados vía nómina y de los cuales un 3.5 por ciento iba a parar a manos de la cúpula sindical.
Los pagos que recibían los dirigentes de la Sección 22 eran usados para su beneficio y financiar el movimiento magisterial.
Según las indagatorias, los fondos obtenidos ilegalmente podrían ser de alrededor de 132 millones de pesos, gracias a la colaboración de empresas como Etesa, vinculada al diputado federal de Nueva Alianza Bernardo Quezada, y Administradora de Negocios Monte Albán, entre otras.
En la estructura de lavado de dinero participaban 9 maestros, de los cuales 5 ya están encarcelados: Rubén Núñez, Francisco Villalobos, Aciel Sibaja, Efraín Picazo y Othón Nazariega.