José de Jesús López de Lara

Gracias a la denuncia de un ciudadano, personal del Ejército Mexicano adscrito a la XIV Zona Militar que estaban comisionados a la vigilancia en el retén militar ubicado en la Puerta de Acceso “Norte”, en el municipio de Cosío, capturaron a un agente federal de la AIC adscrito a la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, así como a tres “madrinas”, cuando se dedicaban a asaltar a automovilistas que pasaban por un falso retén instalado en la carretera federal 45 Norte, a la altura del poblado de El Salitrillo, en el municipio de Rincón de Romos.
Aunque la identidad de los cuatro detenidos no había sido revelada, hasta anoche seguían sujetos a investigación por parte de agentes de la Fiscalía General del Estado, adscritos a la Dirección General de Atención Especializada.
Se informó que los detenidos son un agente en activo de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) adscrito a la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, así como tres civiles que hacían labores de “madrinas” o falsos agentes federales.
A los sospechosos les aseguraron una camioneta en color negro, dos rifles de asalto, cuatro pistolas tipo escuadra calibre 9mm., uniformes de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR y otros objetos más.
La captura de estas cuatro personas se registró el pasado jueves por la tarde-noche, en un falso retén que tenían instalado en la carretera federal 45 Norte, a la altura del poblado de El Salitrillo, en el municipio de Rincón de Romos.
Se estableció que minutos antes, un automovilista llegó a la Puerta de Acceso “Norte” ubicada en la carretera federal 45 Norte, a la altura del municipio de Cosío.
Se dirigió de inmediato hacia un grupo de militares que tienen instalado en ese lugar un retén de revisión aleatoria y les informó que en la misma carretera Panamericana 45 Norte, a la altura del poblado de El Salitrillo, en Rincón de Romos, estaba instalado un retén de la PGR, donde agentes federales se dedicaban a despojar de sus pertenencias a los automovilistas.
Una patrulla del Ejército Mexicano se dirigió a investigar y al llegar al lugar señalado por una de las víctimas, los militares detectaron que había un retén donde cuatro hombres que iban armados con rifles de asalto y pistolas, se dedicaban a revisar los vehículos que pasaban por el lugar.
Los militares sometieron a cuatro hombres que vestían uniformes de la Agencia de Investigación Criminal.
Sin embargo, al ser investigados, sólo uno de ellos se identificó como agente en activo de la AIC adscrito a la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, mientras que los otros tres sospechosos eran ajenos a la corporación policiaca, aunque pretendían funciones de agentes federales.
Posteriormente, la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR reportó que no tenían ningún retén en esos momentos en Rincón de Romos, por lo que se dieron instrucciones de que los cuatro hombres fueran detenidos.
Los militares procedieron a arrestar a los sospechosos, además de asegurarles una camioneta negra donde tenían guardados varios objetos y dinero que habían despojado a los automovilistas.