En un retén instalado por policías estatales en la carretera que conduce al poblado de San Jacinto, en el municipio de Rincón de Romos, fueron detenidos dos empleados de seguridad privada que fueron sorprendidos en poder de dos pistolas tipo escuadra calibre .9 mm. y una escopeta calibre .12 mm., así como 20 cartuchos útiles.
Debido a que no llevaban los documentos que ampararan la portación de dichas armas de fuego, los dos empleados de seguridad privada fueron detenidos y trasladados al edificio de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), quien les inició una carpeta de investigación por el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.
Los sospechosos detenidos fueron identificados como Jorge, de 35 años y Juan Pablo, de 22 años.
Ambos fueron detectados por policías estatales que realizaban labores de vigilancia en un puesto de revisión ubicado en la carretera que conduce al poblado de San Jacinto, municipio de Rincón de Romos.
Los sospechosos viajaban a bordo de una camioneta Nissan Frontier, pick up, color rojo, con placas de circulación del Estado de México.
Al momento de someterlos a una revisión de rutina no les encontraron nada sospechoso entre sus pertenencias.
Pero cuando los policías estatales registraron el interior de la camioneta, encontraron una escopeta calibre 12, así como dos pistolas tipo escuadra Glock, calibre .9 mm., además de 20 cartuchos útiles calibre .12 mm.
En esos momentos, tanto Jorge como Juan Pablo se identificaron como empleados de una empresa de seguridad privada y por tal motivo portaban las armas de fuego cortas y la escopeta.
Sin embargo, al momento de que se les requirió el permiso de portación y otros documentos que requerían para realizar sus funciones como guardias de seguridad, sólo presentaron un oficio en el cual no aparecían sus nombres y además no está relacionado con las armas de fuego que les fueron aseguradas.
Actualmente, ambos empleados de seguridad privada se encuentran sujetos a investigación por parte de agentes federales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Delegación Estatal “Aguascalientes” de la PGR.