Evlyn Cervantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Sep .- El incendio ocurrido el fin de semana en la isla de Holbox, en Quintana Roo, fue provocado, concluyó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).
Según el organismo, resultaron afectadas 87 hectáreas del Área Natural Protegida (ANP) Yum Balam.
Señaló que clausuró la superficie dañada por el siniestro y que en las próximas horas presentará una denuncia ante la PGR contra quien resulte responsable.
Tras sobrevolar la zona siniestrada acompañado por Luis Felipe López Castro, jefe del Estado Mayor de la Quinta Región Naval, el titular de la Profepa, Guillermo Haro Bélchez, detalló vía telefónica que del peritaje se concluye que el fuego inició simultáneamente en 10 puntos.
Explicó que se observaron matorrales con marcas de pintura roja, lo que evidencia la presencia humana antes del siniestro.
Además, destacó, en la zona hay una presión muy fuerte de promotores de desarrollos inmobiliarios, por lo que no se descarta que el siniestro esté vinculado con ese factor.
“El fuego se inició en 10 puntos distintos que están señalizados, ese es un indicio importante, y hay presencia humana porque existe marcaje en los árboles. Hubiera sido difícil que un fenómeno natural hubiera lograrlo propagar el fuego a esa dimensión y con esa velocidad en pocos días.
“Siempre ha habido la pretensión, por la riqueza de esta isla, de construir proyectos. En los últimos años hemos conocido el pretendido proyecto de La Ensenada, que no cuenta con autorizaciones y que se encuentra en el lado que se conoce como Península. Este fuego inducido puede ser una lucha, un pleito, una disputa, por los próximos desarrollos inmobiliarios entre los diferentes titulares de los predios o ejidatarios”, afirmó Haro Bélchez.
El funcionario adelantó que para prevenir otros ilícitos y evitar el cambio de uso de suelo, se impuso como medida de seguridad la clausura de la zona afectada.
“Nosotros estamos clausurando el predio, las 87 hectáreas, y vamos a presentar una denuncia penal en las próximas horas para poder sancionar a los presuntos responsables de este ilícito, aunque sabemos que la PGR ya inició, de oficio, una carpeta de investigación”, añadió.
La Profepa solicitará a la Semarnat no autorizar cambios de uso de suelo en los terrenos incendiados, de acuerdo a lo establecido en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, durante los próximos 20 años.
Asimismo, entre otras acciones, pedirá a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y a la Comisión Nacional Forestal la aplicación de un Programa de Restauración y acciones tendientes a la recuperación del ecosistema.