Aprovechar la tecnología para hacer destinos más eficientes, tanto para los viajeros como para sus habitantes, es el futuro del desarrollo turístico, considera la Organización Mundial del Turismo (OMT). Y Tequila es un ejemplo.
Junto a 100 ponentes de más de 20 países, el Pueblo Mágico jalisciense participó en la Primera Conferencia Internacional sobre Destinos Turísticos Inteligentes, desarrollada por dicha organización, hace un par de meses, en Murcia.
Tequila es el único destino en México certificado como Smart Destination por la Sociedad Mercantil Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (SEGITTUR) de España, que reconoce a aquellos que evolucionan tomando en cuenta innovación, tecnología, sostenibilidad y accesibilidad.
El reconocimiento le fue dado en enero de este año, durante la Feria Internacional de Turismo, FITUR.
“Lo que les llamó la atención de Tequila es que nosotros lo estamos viendo de una forma holística y sobre todo que desde hace 10 años estamos trabajando en la maduración del destino, en el ordenamiento”, explicó vía telefónica Federico de Arteaga, director de planeación de Grupo JB, uno de los impulsores del proyecto.
Parte de este ordenamiento se traduce en la implementación de la app es Tequila Pueblo Mágico Inteligente -desde noviembre de 2016- que contiene información sobre los centros culturales y que ayuda a los viajeros a decidir dónde comer, alojarse o comprar.
Además, el Pueblo Mágico ofrece conexión WiFi gratuita, de modo que los viajeros están siempre conectados con el mundo y pueden compartir su experiencia.
La innovación y la tecnología han cambiado el perfil del viajero en los últimos años, señala la OMT: espera recibir un servicio personalizado, necesita estar conectado de forma permanente, demanda experiencias auténticas y destinos con una oferta turística diferencial, coherente con el entorno natural, social y cultural.
De acuerdo con De Arteaga, el 67 por ciento de los visitantes de Tequila tienen entre 18 y 35 años, es decir, muchos son millennials. Sin embargo, el proyecto apuesta por dar acceso al disfrute a todos, entre ellos los viajeros con discapacidad y adultos mayores.
Las herramientas tecnológicas también sirven a los residentes y Gobierno, enfatizó De Artega, puesto que generan datos que permiten desarrollar negocios con base en necesidades reales y mejorar aspectos como la seguridad pública o la movilidad.
A la fecha, en el proyecto de Pueblo Mágico Inteligente se han invertido alrededor de 40 millones de pesos, de los cuales 25 millones fueron aportados por la Secretaría de Turismo (Sectur) a través del programa Pueblos Mágicos. El resto de la inversión proviene del Estado, el municipio y la iniciativa privada.
Finalmente, De Arteaga destacó que a nivel internacional Tequila es visto como un caso de éxito y su modelo podría ser replicarse a otros destinos en el País, comenzando por los Pueblos Mágicos.

¿Por qué inteligente?
Un destino turístico inteligente es que que es innovador, que está consolidado sobre una infraestructura tecnológica vanguardista, que garantiza el desarrollo sostenible, accesible para todos, que facilita la interacción e integración del visitantes con el entorno e incrementa la calidad de su experiencia, el mismo tiempo que mejora la calidad de vida del residentes, señala SEGITTUR, organismo español que trabaja en el impulso de la innovación en el sector turístico y asesor especializado en la creación de Smart Destinations.