Noé García Gómez

A casi una semana de la jornada electoral ya se han impreso kilómetros de tinta con análisis de lo que ocurrió el pasado 5 de junio tanto a nivel nacional como a nivel local, la mayoría de ellos coincidiendo en muchos de sus puntos, que además tienen un toque de erigirse como pitonisos del pasado; me explico, utilizan una estrategia para que sus conclusiones parezcan obvias y como si a lo largo de todo el proceso electoral sus hipótesis se fueran atando para llegar –conclusiones y resultados- hacer uno mismo el 6 de julio, cuando si se buscaran sus mismos análisis encontraríamos que son todo lo contrario.

Mañana el Consejo General del IEE realizará el cómputo final para Gobernador y confirmará el resultado del PREP, con un incremento en el porcentaje entre uno y otro, y por tanto le hará entrega de la constancia a Martín Orozco Sandoval.

Ante lo anterior cualquier cosa que pudiéramos concluir del proceso electoral a una semana pudiera parecer obviedades y lugares comunes; que si el PRI fue el gran derrotado y el PAN el triunfador, que si el voto de castigo a Peña Nieto o el voto en contra a sus polémicas iniciativas, etc.

Por eso hoy quisiera que este espacio sirviera como un ejercicio de prospectiva, que se vea lo que se puede venir los próximos días y las importantes decisiones de los implicados.

1.- Martín Orozco ganó con casi el 3 por ciento de ventaja y si comparamos la afluencia de votantes de la anterior elección a gobernador del 2010 ésta subió 3 por ciento. Lo que en un primer análisis puede dejar entrever la importancia de quien salió a votar. No hay duda que Martín realizó una exitosa alianza con el grupo magisterial, pero igual de importante resulta el sector académico (que no es lo mismo que magisterial) que salió a votar por el solo hecho de representar un cambio a las condiciones de presión en que actualmente se les somete; pero la más importante fue la participación de las clases medias en su triunfo, en un rápido análisis de los resultados por secciones, Martín gana casi dos a uno en los sectores de clase media de la capital, ese voto consciente y que con un razonamiento decidieron dar su confianza al proyecto; al igual que el voto urbano popular y el de los municipios. El PAN fue piedra angular en la exitosa campaña, pero querer monopolizar el éxito del resultado, sería menospreciar a esos sectores que contribuyeron y creyeron en un proyecto más allá de siglas partidistas. Ese es un gran compromiso que el gobernador Electo tiene que considerar.

2.- Lorena Martínez tiene en sus manos la importante decisión sobre si impugna o no la elección, ella está en todo su derecho de presentar su inconformidad como lo establece la ley, pero es una política profesional y con una trayectoria de muchos años, por ello la decisión que tome será en base a eso. Creo que si dicen que fue un proceso con irregularidades fue porque también desde su equipo de campaña lo toleraron o incentivaron. Si bien durante la campaña se suscitaron algunas estrategias lamentables, como la guerra sucia, ambos bandos fueron partícipes. Además durante la Jornada Electoral no se desarrollaron hechos significativos que mancharan la votación. Al final creo que ella como política profesional tomará la mejor decisión, ya lo dijo horas después de cerrar los centros de votación “una impugnación solo polarizaría y enconaría más a la sociedad de Aguascalientes”, además de un alto precio monetario, que correría a costa de nuestros impuestos y eso nuestro estado no lo merece; además de que el costo para su partido será mayor que aceptar con dignidad la derrota, ya que tienen que tomar en cuenta más pronto que tarde, estarán las elecciones federales y la renovación del congreso local (recordemos que estos diputados solo durarán un año ocho meses) y ahí tendrán una nueva oportunidad para reconciliarse con la sociedad hidrocálida.

Qué bien valdría la pena que la candidata revisara sus alianzas, buscara dentro de su campaña que y quienes fallaron, de entrada la apuesta por una alianza leonina, donde los partidos coaligados ganaron perdiendo, será la primera vez que el priismo en Aguascalientes solo gobierne un municipio (y que siendo metafóricos San Francisco de los Romo fue el único en el que el PRI fue solo), pues todos los otros triunfos en las alcaldías los encabezaron sus “aliados”, bien cabría aquella frase, con esos aliados para qué quiero enemigos.

3.-La alcaldía a la capital, si alguien fue blanco de la guerra sucia fue Tere Jiménez, hoy presidente municipal electa, el mensaje del elector fue claro y como bumerang esa guerra de lodo fue proporcional para quien la propicio e incentivo. Tere pertenece a una generación de nuevos políticos, la sociedad exigía equidad de género y un cambio generacional en la clase política, ahí lo tiene, una joven mujer, que tiene el perfil de ser receptiva a los problemas de la gente y con sensibilidad para buscar resolverlos. Como ejemplo, la sociedad dice estar harta de CAASA, y el actual cabildo en 2018 tendrá la decisión de renovar la concesión o buscar alternativas. Tere en campaña dijo que “CAASA se va” una temeraria propuesta, que para ser realidad requiere que aquellos que se quejan de la concesionaria (sociedad y partidos de oposición) la apoyen sin regateos en esta lucha.

4.- Se tienen que cambiar y adecuar algunas reglas, rápidamente las enumero (en otro artículo profundizaré) a) las precampañas, todos empiezan cuando quieren y no cuando la ley lo dice, b) Recursos para independientes, existe una desproporcionada inequidad en la contienda tanto de recursos económicos como asignación de espacios en radio y tv; c) la campaña en redes sociales, ahí fue el campo de batalla para las mas denigrantes y condenables guerras de lodo y las autoridades electorales como el chinito, y; 3) El PREP, encuestas de salida que dan sus alocados números y candidatos que se dicen ganadores al final de la jornada solo generan incertidumbre y polarización. Estos son algunos aspectos que nuestros legisladores tienen que mejorar.

5.- Las actuales autoridades; tenemos que reconocer, ya alejados del calor de la campaña, que tenemos buenos gobernantes, Carlos Lozano como Gobernador y Antonio Martín del Campo como presidente municipal han contribuido para que nuestro estado cuente con una estabilidad y condiciones de vida muy distintas al resto del país, por ello creo que la transición será en términos profesionales y de cara a la sociedad.

Faltan otros aspectos a analizar que en las próximas entregas abordaremos.

Twitter: @noeg2