Adán García
Agencia Reforma

MORELIA, Michoacán 6-Oct.- Alrededor de mil elementos fueron desplegados para reforzar la seguridad en Tierra Caliente de Michoacán, donde el pasado martes fueron hallados los cuerpos de cuatro catequistas.
El Gobierno del estado anunció que el objetivo de este despliegue es evitar el reagrupamiento e incursión de grupos criminales en la región.
“Autoridades federales y estatales mantienen el operativo interinstitucional en la región de Tierra Caliente con el monitoreo a través de sobrevuelos, patrullajes y recorridos a pie en comunidades y brechas, en busca de objetivos criminales y acabar con los remanentes de la delincuencia organizada”, señaló en un comunicado.
De acuerdo con lo informado, el despliegue abarca a localidades como La Ruana, Municipio de Buenavista Tomatlán, de donde eran originarios cuatro jóvenes que fueron levantados el pasado 1 de octubre y sus cuerpos encontrados sin vida tres días después,
Las víctimas pertenecían al grupo católico de evangelistas Arcoiris, según revelaron habitantes de La Ruana y el sacerdote de la Diócesis de Apatzingán, José Luis Segura.
“Estos muchachos que fueron asesinados eran personas honradas, trabajadoras; hay fotos donde se ve que andan cortando el limón”, expresó el párroco vía telefónica.
Una de las víctimas, Jesús Alejandro A., había pertenecido a los grupos de autodefensa que durante 2013 y 2014 combatieron a Los Caballeros Templarios y células vinculadas al Cártel Jalisco Nueva Generación.
En el operativo iniciado ayer participan elementos del Ejército, Marina, Policía Michoacán y Policía Ministerial, con apoyo de unidades terrestres y aéreas que realizan recorridos en la zona.