Exigen renuncia a trabajadores de la delegación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes hasta con 32 años de antigüedad, bajo el argumento de que sus plazas fueron canceladas por recorte en el gasto presupuestal.
Al menos 20 empleados de una plantilla de 180 personas de la delegación federal en Aguascalientes, fueron notificados de su baja laboral tras ser citados este viernes en la dirección general para ofrecer un finiquito a cambio de firmar su renuncia y convenio de desistimiento de cualquier acción legal contra la SCT.
Los afectados denunciaron ante los medios de comunicación, que la lista original de bajas enviada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, fue alterada para favorecer a personal de reciente ingreso, cercana al delegado federal, Luis Gonzalo Esparza Parada.
Al respecto, el titular del Centro SCT Aguascalientes, argumentó que no hay un criterio sesgado para favorecer a personas en específico, y manifestó que se trata de cancelación de plazas, como las que se están dando en diversas dependencias federales por el ajuste al gasto del Gobierno Federal.
“Están despidiendo gente que tiene más de 25 años sin que se nos ofrezca la posibilidad de retiro voluntario, jamás habíamos visto esto. El sindicato de la SCT no nos ha dado respuesta, y esto está sucediendo en todas las entidades federativas. Hay gente despedida que ganó su plaza en Servicio Profesional de Carrera y se está protegiendo a personas sin experiencia que apenas ingresaron a laborar”, advirtieron los inconformes, quienes acudieron hasta la oficina del delegado Luis Gonzalo Esparza Parada.
Entre los afectados se encuentra el residente de obra, Edmundo Esparza Marín, quien lamentó que de un día para otro hayan decidido despedirlo injustificadamente, cuando se trata de perfiles operativos que están enfocados en la revisión física de avances de obras.
Trabajadores que guardaron el anonimato advirtieron que podría haber más despidos al considerar que se anunció un recorte de 1,500 plazas a nivel nacional, sin que se cumpla con las condiciones de ley al no darse un despido justificado, mediante el ofrecimiento de finiquitos que están muy por debajo de lo que corresponde, de ahí que se analice presentar demandas laborales para evitar su separación del puesto.