Desforra Adrián González la pelota; tres cuadrangulares

CINCINNATI, E.U.- Adrián González tuvo ayer el mejor día de su carrera en Grandes Ligas.
Por segunda vez en su trayectoria -está en su temporada 13-, el aporreador mexicano atizó tres jonrones, además de remolcar ocho rayitas, su mayor cifra en un juego, para comandar a los Dodgers a una paliza de 18-9 sobre los Rojos.
El “Titán”, que en 21 ocasiones ha conectado al menos dos cuadrangulares en un encuentro, logró la hazaña por primera vez el año pasado ante los Padres, apenas en el tercer compromiso de la campaña.
“Eso fue divertido”, aseguró González.
Al primera base la encanta batear en el Great American Ball Park, cuyas dimensiones favorecen en gran medida a los bateadores. De por vida y contando el duelo de ayer, Adrián promedia .331 con 12 vuelacercas y 31 remolcadas en 32 duelos en este parque.
“Es pequeño y la pelota vuela. El jardín derecho es corto. Conecté dos elevados que se fueron. Me pude haber ido de 6-1 con un jonrón”, reconoció.
De su primera bambinazo no hubo duda, al prenderle una recta a Homer Bailey, quien es la mayor víctima de su carrera (6), y depositársela en las gradas superiores del jardín derecho en el primer inning.
Sin embargo, su segundo ante Jumbo Díaz, por el izquierdo en el quinto, y su tercero sobre Blake Wood en el séptimo, también por el derecho, bien pudieron haberse quedado dentro en cualquier otro estadio. Todavía tuvo oportunidad de empatar el récord de las Mayores en el octavo acto, pero sacó una rola productora.
De paso, el “Titán” llegó a 305 jonrones, a 15 de igualar la marca de mexicanos en poder de Vinicio Castilla, y extendió a 15 su racha de juegos consecutivos con al menos un imparables.
Los Ángeles terminó con siete cuadrangulares, incluyendo uno de Corey Seager, quien llegó a 22 batazos de vuelta entera en el año para empatar con Glenn Wright (1930) la marca de la franquicia de más bambinazos en un calendario para un shortstop.
Además, los novatos Andrew Toles y Rob Segedin pegaron los primeros vuelacercas de su carrera espalda con espalda. (Staff/Agencia Reforma)