Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 7-Jun .- Para organizaciones civiles el nuevo Sistema Penal Acusatorio, que entra en vigor el 18 de junio, no cambiará radicalmente a México, pues se requiere de otros compromisos por parte del Estado.
Al inaugurar el Octavo Foro Nacional de Seguridad y Justicia, el empresario Alejandro Martí describió cinco ineficiencias o pendientes en los que deben trabajar los poderes Ejecutivo, Legislativo y judicial, así como los gobiernos locales.
Primero, recriminó, transformar el sistema penitenciario; segundo, modernizar a las policías, por lo que reprochó que no se haya cumplido con el compromiso de concluir cinco escuelas policiales; tercero, coordinación entre los órdenes de gobierno.
Cuarto, el Congreso de la Unión, aseveró, aún deben aprobar diversas leyes, por lo que exigieron voluntad política.
Mientras que el Poder Judicial debe garantizar el buen comportamiento de los jueces, y que estos sean elegidos por sus capacidades, no por sus relaciones personales con altos mandos.
Además de no caer en el juego de los delincuentes, quienes, consideró, cada vez recurren a más artimañas para salir de la cárcel.
“El Sistema Penal Acusatorio no cambiará radicalmente a México de un día para otro, llevará tiempo para romper con las inercias de un sistema vil y corrupto que se enquistó durante tantos años, debemos romper el anhelo corruptor en el propio sistema”, apuntó.

Recordó que en la implementación del Nuevo Sistema, Baja California Sur, Oaxaca y Nayarit son los más rezagados, y los más avanzados Nuevo León, Chihuahua y Coahuila.

Martí consideró que después de las elecciones del domingo, hay gobernadores nuevos que deberán poner en marcha la oralidad, por lo que confió en que realmente cumplan.

Puso como ejemplo a Sonora, entidad que era la última en la lista de implementación y la actual Gobernadora, Claudia Pavlovich, aceleró el paso.