Desea un mundo mejor

MONTERREY.- ¿Cuál es la mejor forma que tiene Miguel Bosé para festejar sus 40 años como artista? Rodeado del amor de sus hijos y enseñándoles a ser hombres de paz, como él.
Cualquiera pensaría que el alimento que hace crecer día a día al español es la música, pero no.
Más allá del arte que lo ha mantenido vigente durante cuatro décadas y que le ha permitido compartir su poesía, asegura que la paternidad y luchar por la paz son lo que da mayor sentido a su existencia.
“Soy un hombre que trabaja por la paz y evidentemente no voy a dejarles a mis hijos el mundo que yo quería dejarles. Estoy con una deuda muy grande con ellos, pero ellos saben, conocen a su papá y saben que su papá es un hombre que se dedica a trabajar por la paz. Saben que me interesa estar bien para ellos, para mí y por quienes lucho”, expresa Bosé.
Al mismo tiempo que el artista experimentó la paternidad en el 2011, cuando nacieron Tadeo y Diego, y siete meses después Ivo y Telmo, también se hizo más sensible al ver a niños necesitados en regiones marginadas.
Recientemente, el cantante presentó en Yucatán la Fundación Patrimonio Indígena MX, de la cual es el Presidente Honorario.
“Mis hijos lo saben: no nada más saben que hago música, saben que papá está haciendo intervenciones y ayudando a fabricar una vacuna para curar a millones de personas de una enfermedad que es muy mala, una vacuna contra el sida”, dice Bosé.
“Saben que papá trabaja para la paz, saben que va a México y cuida a los niños que están en los pueblos más perdidos de las montañas y les enseña a leer, les enseña a que hagan sus vasijas, y que cuiden sus lenguas”, agrega el artista radicado en Panamá.
Desde que los niños nacieron, Bosé se ha encargado de que se den cuenta que su papá es un hombre activo, que lucha por vivir en un mejor planeta.
“Ellos tienen que ver que yo voy a pelear por entregarles un mundo que sea lo mejor posible. En estos últimos 15 años ha habido una serie de acontecimientos que han ido deteriorando más este mundo. Yo no les voy a entregar el mundo que pensé, pero voy a hacer lo mejor que pueda para dejárselos bien”, comenta. (Alejandro Jasso/Agencia Reforma)