Al denunciar que la ciudadanía rechaza con más frecuencia los empleos relacionados con oficios de alta especialidad, que son bien remunerados, el presidente del Consejo de Administración de CC Agropecuario, Rodrigo Jiménez Loza, informó que este mercado ocupa directamente alrededor de ocho mil personas, plantilla que podría crecer hasta un 15% si hubiera mano de obra calificada.
Ejemplificó que en el área de cárnicos se requiere de personas que quieran convertirse en carniceros, sector que se encuentra en peligro de extinción, ya que los trabajadores calificados existentes están envejeciendo y urge emprender el proceso de renovación de ese personal. Sin embargo, no son solicitados por la juventud que prefiere otras opciones aunque no tengan igual mercado y salario.
Indicó que el rubro de los tablajeros completos es muy bien remunerado, pero falta información y también se vive la realidad de que a los jóvenes se les invita a estudiar y a prepararse más y mejor, accediendo a una formación universitaria.
Sin embargo, en muchas ocasiones, esa invitación cae en situaciones de apariencia, más allá del estudio, porque la persona prefiere un empleo de escritorio, de utilizar traje, pero también hay empleos en oficios que requieren de un esfuerzo personal, de ejercicio, “no muy limpio en la apariencia porque al ser un carnicero implica que sus ropas se ensucien de sangre o grasa”, comentó.
En entrevista con El Heraldo, Rodrigo Jiménez señaló que un sueldo mínimo para un tablajero completo oscila de 1,800 a 1,900 pesos semanales, que se traduce en un monto de 7,500 a 8 mil pesos mensuales.
El presidente del Consejo de Administración del Centro Comercial Agropecuario detalló que otro rubro que requiere de personal calificado es el área de transporte, pues se carecen de choferes, quienes pueden ganar hasta 2 mil pesos semanales.
Entre los requisitos para este personal de chofer se encuentra que sean responsables, honestos y educados, indicó.
En este momento, dijo que se observan distintos factores que provocan que los jóvenes no quieran profesionalizarse en los diversos oficios que existen dentro del mercado agropecuario.
Agregó que cuando la gente viene a trabajar al Agropecuario piensa que acude a un lugar sucio y corriente dado el tipo de productos que aquí se comercializan relacionados con la actividad del campo, esta realidad se vive incluso dentro del área administrativa, donde muchos batallan para conseguir al personal idóneo.
Otro de los rubros que requieren constantemente de personal son las áreas de cajas de los negocios, estimó que cinco de cada diez carnicerías solicitan este tipo de empleado.
Un factor que propicia que la gente no quiera contratarse en el agropecuario son las jornadas laborales, de acuerdo a las leyes vigentes, ya que el mercado opera los siete días de la semana y los descansos suceden en días distintos a los domingos.
Por todo esto, dijo que actualmente, el Centro Comercial Agropecuario cuenta con un alto déficit de personal calificado que cuando menos podría crecer la plantilla laboral entre un 10 y 15 por ciento si se accediera a esa mano de obra especializada.
Finalmente, indicó que el Centro Comercial Agropecuario no se ha dado a la tarea de medir la productividad de su personal, donde cada empresario o comerciante de este mercado aplica las medidas pertinentes para propiciar un mayor rendimiento y productividad en sus empleados.