Jesús Orozco Castellanos

Un grupo de expertos llevó a cabo un estudio de investigación para conocer la situación económica de los estados en los que habrá elecciones para gobernador el próximo cinco de junio. Se analizaron diversos aspectos de la economía durante los últimos cinco años. Participaron Valeria Moy, directora general de la organización “¿Cómo vamos?”; Jorge Sánchez Vélez, socio fundador de SP Family Office, y Manuel Molano, director general adjunto del IMCO para el tema de la competitividad. El estudio se denomina “Semáforos Económicos Electorales”. El principal objetivo del estudio es detectar las tareas pendientes que habrán de afrontar las próximas administraciones.

En el caso de Aguascalientes:

  • El crecimiento económico anual promedio durante los últimos cinco años fue del 5.5%, casi el doble de la media nacional.
  • El empleo promedio fue de 13,189 nuevos puestos de trabajo por año, cifra que rebasa en 108% a lo alcanzado por los demás estados en los que habrá elecciones.
  • La productividad (medida como más dinero producido por hora trabajada) fue de 707 pesos, uno de los mejores resultados entre las entidades analizadas.
  • La pobreza laboral (población que no puede adquirir la canasta básica con sus ingresos laborales) se redujo de 39.8% a 38.2%. Fue el desempeño más eficiente aunque la reducción es poco significativa.
  • La deuda pública como porcentaje del PIB, reportada ante la Secretaría de Hacienda, bajó de 2% a 1.5%. Fue el estado con mejor desempeño en este rubro. Tendrá menos deuda de la que recibió.
  • La informalidad laboral pasó del 46.1% al 41.6%. La media nacional ronda el 60%. Es un dato muy significativo.
  • La desigualdad laboral, medida con el índice de Gini, pasó de 3.63 a 3.42. Así se mide: con cifras absolutas. Es el mejor resultado, si bien la metodología me parece poco apropiada. El índice de Ginies para medir ingreso, nada más. En todo caso, la desigualdad en el ingreso se mide con las tablas por deciles (diez grupos con el 10% de población cada uno) que maneja el INEGI en la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares. Es un instrumento muy preciso y confiable.
  • Todos los indicadores quedaron registrados en semáforo verde en el estado de Aguascalientes.

Los números son muy importantes, aunque hubiera sido por demás interesante conocer las cifras sobre el ingreso promedio de los habitantes. Se puede inferir que ha mejorado pero lo ideal es conocer las cifras específicas. Hace tres años el ingreso mensual promedio por habitante en Aguascalientes era de 6,400 pesos mensuales, uno de los más altos del país. Hay algunos indicadores de percepción que parecen apuntar hacia una mejora en el ingreso. Por ejemplo, la asistencia a restaurantes. Parece haber aumentado en relación con los años recientes. Otro ejemplo: todo indica que el servicio de taxis Úber está siendo exitoso en el estado, por lo menos en la ciudad capital.

Ahora bien, si el propósito del estudio es detectar las tareas pendientes que tendrán que enfrentar las próximas administraciones, en el caso de Aguascalientes no se consigue ese objetivo. Es muy reducido el número de variables. Haría falta saber cuáles son las necesidades en materia de vivienda, vialidades, servicios públicos, etc. El tema del agua es muy importante. Los cobros excesivos por parte de CAASA siguen a la orden del día. Yo me quejaba de que me llegan cobros  de casi mil pesos mensuales. Pues bien, a un amigo mío que es integrante del Consejo Ciudadano del Instituto Municipal de Planeación le llegan cobros mensuales de 2,500 pesos. Su casa está en el centro de la ciudad y no tiene jardín. El Ing. Humberto Blancarte ya no es el gerente de la empresa en Aguascalientes pero la situación sigue igual. El Congreso del Estado prohibió los cortes de agua y drenaje y estableció un derecho mínimo de 200 litros diarios de agua por familia. El agua es considerada uno de los derechos humanos fundamentales. Pareciera que ante la nueva situación jurídica, Proactiva Medio Ambiente (es el nuevo nombre de CAASA) se les echó encima a las clases medias, para decirlo coloquialmente. A uno de mis hermanos, que vive solo con su esposa, le llegan cobros por 1,600 pesos cada mes. Tiene que ir los miércoles a las oficinas del municipio para que le hagan un descuento. Lo peor del caso es que para revertir los cobros es necesario hacerlo mediante abogado. Como dice el dicho, “sale más caro el caldo que las albóndigas”. Otro problema grave sigue siendo el del transporte público. Basta ver los autobuses destartalados, repletos de gente. Pocos van sentados y la mayoría no sabe cómo mantenerse en pie. Ya hemos comentado en este espacio el nudo que no se ha podido deshacer desde hace muchos años: los choferes trabajan doble turno para mejorar sus ingresos. Hemos propuesto que el gobierno estatal ponga en operación una línea especial en la avenida López Mateos, con servicio de primera clase y con choferes bien pagados que trabajen un solo turno. Es probable que los demás dueños de autobuses sigan el ejemplo si ven que al gobierno le da resultado. Sin embargo, la propuesta no ha prosperado. Pareciera que las distintas administraciones se dejan llevar más por la rutina que por la innovación.

Otro problema urgente de atender es el desordenado crecimiento urbano de la ciudad de Aguascalientes. En el oriente siguen proliferando los desarrollos habitacionales populares que no cumplen con los requisitos mínimos de superficies y equipamiento. La reserva ecológica del poniente de la ciudad está cada vez más en riesgo. Donde se observa un crecimiento ordenado es en los nuevos desarrollos de clase media de la región de Pocitos, por el rumbo del Tecnológico de Monterrey. Hay muchos y se ven de buena calidad.

El primero de diciembre de este año tomará posesión el nuevo gobernador o gobernadora, dependiendo del resultado electoral del próximo cinco de junio. La candidata Lorena Martínez pretende convertir al estado en un Aguascalientes Valley, en alusión al llamado Silicon Valley que hay en el estado de California, en Estados Unidos. Se trata de una región geográfica en la que han proliferado las empresas de alta tecnología que desarrollan instrumentos cada vez más pequeños que contienen enormes bases de datos que hoy en día se utilizan en todas partes. Es la nanotecnología. Cualquier persona puede disponer de enormes cantidades de información en algo tan simple y tan pequeño como un teléfono celular. También habla Lorena de convertir a la capital del estado en una “ciudad del conocimiento”, es decir, en una urbe dedicada primordialmente a la producción de conocimientos, lo que representa la fase más avanzada de la economía. Varias ciudades del mundo se encuentran en ese proceso. Se generan buenos empleos, bien pagados, y mejoran los estándares en la calidad de vida de la población. En la ciudad de Monterrey se inició este proceso desde hace varios años. Es un buen camino.