Jesús Orozco Castellanos

El miércoles pasado apareció en un diario de circulación nacional una nota sobre la impugnación de las elecciones del pasado cinco de junio en Aguascalientes. En realidad se trata de un refrito de la versión que circuló días después de los comicios, en el sentido de que el PRI pediría la anulación de la elección de gobernador debido a una supuesta intervención de la Iglesia católica en el proceso, y en especial del obispó don José María de la Torre Martín, quien envió una carta-circular en el mes de mayo, pidiendo a los párrocos que hicieran un llamado a los feligreses para que acudieran a las urnas y emitieran su voto en favor de los candidatos que estuvieran a favor de la vida y la familia. La carta fue enviada días después de que el Presidente Peña Nieto hizo llegar al Congreso de la Unión una propuesta para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Se llegó a decir que la actuación del obispo fue ¡determinante para el resultado de la elección!

La verdad es que el propio presidente del Instituto Estatal Electoral comentó que si el obispo había cometido un delito electoral, tendría que ser sancionado por ello, pero eso no ameritaba la anulación del proceso. Y al parecer la sanción nunca llegó, tal vez porque no hubo un señalamiento específico a favor o en contra de quienes participaron en la contienda. Así es muy difícil establecer un delito. Por lo demás, en los procesos electorales es muy común que los jerarcas eclesiásticos hagan exhortaciones para salir a votar y generalmente para sugerir que se tome en cuenta a los contendientes que aceptan los principios de la Iglesia en temas como la familia y el matrimonio, asuntos que para la Iglesia católica no están sujetos a negociación. Cuando Jorge Mario Bergoglio, el actual Papa Francisco, era arzobispo de Buenos Aires, sostuvo una discusión sobre el matrimonio entre hombre y mujer con Cristina Fernández de Kirschner cuando ésta era presidenta de Argentina. Le dijo a ella que era un asunto que estaba más allá de la Iglesia, más allá de la Biblia, es un tema sociológico, le comentó. La unión entre hombre y mujer es la base de la reproducción de la especie. Y no hay que olvidar que Bergoglio es un jesuita ilustrado. Se trata de algo en lo que la Iglesia católica no va a ceder un milímetro. En todo caso, creo yo, la iniciativa presidencial pudo haber esperado a que pasaran las elecciones del cinco de junio. En sociedades tan conservadoras como la de Aguascalientes, me parece que no hay necesidad de correr ningún tipo de riesgo político. Ciertamente no hay forma de demostrar si la iniciativa tuvo alguna influencia en el resultado electoral pero era preferible esperar un poco. A final de cuentas el PRI no quiso (o no pudo) arropar al Presidente, la iniciativa está congelada en el Congreso de la Unión.

Volviendo al tema electoral en Aguascalientes, el candidato del PAN, Martín Orozco Sandoval (MOS), fue declarado ganador y recibió su constancia de mayoría. Desde luego falta el dictamen final del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pero me parece muy difícil que los resultados pudieran variar. Como ya he comentado en este espacio, es prácticamente imposible revertir 150 ó 200 votos, dada la precisión que tiene la legislación electoral en nuestro país. Y como sabemos, la ventaja final en favor de MOS fue de 13,560 votos. Quienes tenían puestas sus esperanzas en el triunfo de la candidata del PRI, están en todo su derecho de confiar en que los tribunales pudieran tomar una decisión que eventualmente les resulte favorable. De hecho la candidata realizó una gira por varios municipios del estado y pidió a sus simpatizantes prepararse para una “segunda elección”. En alguna ocasión dijo que esa elección sería “el próximo año”. Debió ser un desliz porque ella sabe que la toma de posesión habrá de ocurrir el primero de diciembre de este año. No podría haber un gobernador en funciones y al mismo tiempo un proceso electoral para designarlo. No sólo sería absurdo sino imposible.

Pareciera que el tema de las impugnaciones está quedando atrás, ya fueron desechadas por los tribunales federales las que se interpusieron en el caso de la elección para la presidencia municipal. Igual ocurrió con los candidatos a diputados porque hay plazos fatales para la integración del Congreso. Y si pensamos que fue una misma elección para elegir gobernador, diputados y presidentes municipales, habría que asumir con sentido práctico que MOS será el próximo gobernador del estado de Aguascalientes. La suerte está echada.

Orozco Sandoval ya fue recibido por el Secretario de la Defensa Nacional y otros altos funcionarios federales. Ha comentado que por el momento está concentrado en la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo que deberá presentarse al Congreso del estado en un plazo máximo de seis meses después de la toma de posesión. Sin embargo, MOS afirma que prefiere llegar a su toma de protesta con el Plan “bajo el brazo” para dedicarse de inmediato a otras tareas igualmente estratégicas. Ha manifestado también que durante el mes de octubre seleccionará a quienes habrán de acompañarlo como integrantes de su gabinete. En noviembre se llevaría a cabo el proceso de entrega-recepción. Tiene un itinerario ya muy definido.

Como alcalde, MOS dio muestras de ser un político dotado de un amplio sentido práctico. Pareciera que no está en la estratósfera de los grandes proyectos, aunque no estaría por demás definir, de entrada, la vocación económica del estado de cara a los próximos años. El gobernador Lozano de la Torre le ha dado una gran importancia al tema del empleo y todo indica que hay avances en eso, si bien se escuchan voces en el sentido de que hacen falta más empleos de cuello blanco, mejor pagados, que permitan el desarrollo de industrias importantes como la hotelera, la restaurantera y la de entretenimiento. También hace falta poner mayor atención a las necesidades de las colonias en materia de servicios públicos y vivienda, especial cuidado merece el tema del agua potable. Hay lugares donde escasea y las tarifas siguen siendo muy altas, como lo acaba de mencionar el alcalde de Aguascalientes, quien señaló también que la empresa Proactiva Medio Ambiente llevó a cabo cobros excesivos por 70 millones de pesos que tendrá que rembolsar. La empresa se amparó y se espera que el asunto se defina en los próximos tres meses. Ojalá que la decisión favorezca a los usuarios.

Hay temas delicados como el del Patronato de la Feria, hay otros como el de la educación y la salud en los que hay que mantener el paso y, de ser posible, avanzar hacia otros niveles. En el caso de la salud, por ejemplo, el estado tiene la infraestructura y las condiciones para atender a los aguascalentenses que serán pensionados dentro de poco tiempo en Estados Unidos, muchos de ellos probablemente decidirían regresar a su tierra, se trataría de una derrama económica muy considerable. Le comenté esto a un amigo mío que forma parte del equipo cercano de MOS y me dijo que le parecía una idea muy sugerente. De hecho, se habla de que el sector de los servicios, como los hospitalarios, podría ser uno de los puntales de la nueva vocación económica del estado. En los años 60 del siglo pasado había en Aguascalientes una docena de médicos, hoy en día son más de dos mil, es toda una veta.