Se consideró como un hecho histórico, el que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) haya determinado que toda familia mexicana debe tener el derecho a decidir el orden del apellido de sus hijos, siempre y cuando esto se haga en común acuerdo, sin embargo, en Aguascalientes ya se hace, porque así lo establece el Código Civil del Estado.

Entrevistada sobre el particular, la directora general del Registro Civil, Anett Álvarez Ramírez, informó que este año, ya se realizaron dos solicitudes en tal sentido.

Precisó que en el artículo 53 de dicha norma, se establece que el nombre del registrado estará constituido por nombre propio así como por el primer apellido del padre y el primer apellido de la madre, en el orden que de común acuerdo determinen los padres.

El orden de los apellidos del primogénito deberá aplicarse para los hijos nacidos posteriormente con el mismo vínculo y en caso de que no exista acuerdo entre los padres, el Oficial del Registro Civil determinará el orden de los apellidos mediante sorteo.

Para llevar a cabo el registro del nacimiento, invariablemente el Oficial del Registro Civil deberá exigir el certificado de nacimiento y lo cancelará, para evitar la duplicidad de registros.

El artículo 69 señala que el registro de nacimiento surte efecto de reconocimiento de hijo, en relación a los progenitores que aparezcan en el mismo.

El artículo 402, establece que cuando la madre contradiga el reconocimiento hecho sin su consentimiento, quedará aquél sin efecto, y la cuestión relativa a la paternidad se resolverá en el juicio contradictorio correspondiente.

A pregunta específica, la funcionaria respondió que si no ha habido más solicitudes de cambiar el orden de los apellidos, más que por desconocimiento de la reforma al Código Civil que da esta alternativa, es porque las parejas quieren conservar la tradición.

No obstante, reconoció que en su momento, cuando se analizó la iniciativa de reforma, el año pasado, el espíritu del legislador fue en el sentido de darle a la mujer la prerrogativa que sus hijos lleven como primer apellido el suyo.

Sin embargo, depende de cada pareja decida el orden de los apellidos que llevarán sus hijos, en el entendido de que si se hace con el primero, será lo mismo con los restantes, reiteró.

También aclaró que en el caso de niños o adultos ya registrados, que quiere cambiar el orden de sus apellidos, tendrán que promover un juicio, porque esta decisión se puede tomar libremente sólo al momento de registrar al recién nacido.