CIUDAD DE MÉXICO.- El empresario Rafael Herrerías se asumió únicamente como aficionado a los toros y desconoce cuál es el futuro de la Plaza México.

“Soy un aficionado más a los toros, de hecho siempre lo he sido y no sé nada sobre qué va a pasar con la Plaza México, yo también espero noticias”, dijo sin abundar más en el tema, el también ganadero de bravo.

La Peña Taurina Universitaria y un grupo de importantes abogados reconocieron ayer la trayectoria de Herrerías, quien durante 25 años junto a su mejor amigo Miguel Alemán Magnani, dirigieron los destinos de la plaza más grande del mundo.

Hace unos días hizo entrega a su dueño Antonio Cosío del inmueble en el que se convirtió en el empresario que más años (70) consecutivos estuvo al frente de la México y que por lo pronto se encuentra en una etapa de transición en la empresa.

Acompañado de su hijo Joselo y un grupo de amigos, entre ellos el maestro Eulalio López “Zotoluco”, Rafael, de muy buen humor, habló de muchos tópicos, recordando las diferentes etapas de su vida, inclusive cuando fue presidente del club de futbol Tiburones Rojos de Veracruz.

 Organizada por el Doctor Eduardo López Betancourt, la reunión tuvo como objetivo destacar la difícil misión de mantener abierta y funcionando la México.

Luis y José González, presidente y secretario de la Peña Universitaria, respectivamente, entregaron un reconocimiento a Herrerías, quien aseguró estar disfrutando de su familia.