Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, en esta ocasión abordaré el tema de la descentralización en las ciudades contemporáneas y tomaré como referencia directa al Municipio de Aguascalientes. Este Municipio es relativamente grande, teniendo una extensión de 1,173 kilómetros cuadrados. Habrá que señalar que, originariamente, el territorio del Municipio de Aguascalientes comprendía lo que hoy son los Municipios de El Llano y San Francisco de los Romo, los cuales fueron reconocidos por el Congreso del Estado, como territorios municipales, en el año 1992.

Ante la circunstancia comentada sobre la extensión territorial del Municipio, fue necesario implementar un mecanismo de descentralización política y administrativa a través de pequeñas unidades territoriales que se les denomina “delegaciones municipales”, las cuales son de dos tipos: Urbanas y rurales. En el caso de las primeras, son cuatro las que reconoce el artículo 3° del Código Municipal de Aguascalientes: Los Pocitos, José María Morelos y Pavón, Lic. Jesús Terán Peredo e Insurgentes. Y en el caso de las segundas, también son cuatro las que contempla el Código Municipal: Calvillito, Cañada Honda, Salto de los Salado y Peñuelas.

Adicionalmente, se establece la existencia de una Zona Centro que se encuentra ubicada dentro de la Avenida de la Convención de 1914, que se conoce como el “primer anillo de circunvalación”. Las delegaciones, tanto urbanas como rurales, están delimitadas en función de los fraccionamientos, colonias, condominios, comunidades, poblados y rancherías que determina el mismo Código Municipal.

En el caso que nos ocupa, se da una auténtica descentralización del poder. Lo anterior, en función de que las delegaciones municipales cuentan con sus propias instalaciones y personal y prestan determinados servicios públicos básicos, expiden ciertos permisos y licencias, brindan atención social y se encargan de la recepción de demandas ciudadanas, entre otros aspectos, así como el cobro de algunos impuestos o derechos en particular.

Asimismo, los delegados municipales cuentan con facultades para llevar a cabo reuniones mensuales con los comisarios municipales, hacer recorridos en colonias y comunidades para hacer un diagnóstico y resolver la problemática del lugar en materia de servicios públicos y apoyos sociales, dar seguimiento a reportes, entre otras atribuciones que originariamente le corresponderían al Presidente Municipal.

En cuanto a las ventajas y oportunidades que brinda la descentralización en este Municipio, podríamos destacar las siguientes: Descongestionar administrativamente a las dependencias del gobierno municipal, eficientar la actuación de la administración municipal a través de un acercamiento mucho mayor de la autoridad a la ciudadanía, lo que simplifica los trámites administrativos y hace mucho más diligente y acertada la respuesta de la autoridad ante los planteamientos de la población.

Asimismo, la participación ciudadana juega un papel preponderante en las actividades del gobierno municipal y las delegaciones buscan fomentar la misma, a través del involucramiento de sectores sociales minoritarios o desatendidos en las decisiones o acciones de la administración municipal. En ese mismo tenor, las delegaciones vienen a coadyuvar en muchas otras mejoras dentro de la gestión urbana, tales como incorporar zonas y regiones marginadas al desarrollo del resto de un centro poblacional, optimizar los recursos humanos, económicos y materiales con que cuenta la administración municipal, eficientar la capacidad recaudatoria del Municipio y neutralizar las presiones que ejercen ciertos sectores populares de la zona, entre otras ventajas que pueden obtenerse.

También, estimado lector, es necesario señalar las posibles desventajas y retos que representa la descentralización a través de las delegaciones municipales. Entre las más destacadas encontraríamos las siguientes: La carencia de uniformidad en la actuación de la autoridad municipal, puesto que existen delegaciones con un alto presupuesto y, por ende, una diversidad muy amplia de servicios a ofrecer. De igual forma, podríamos citar otras desventajas como la discrecionalidad en algunas decisiones unilaterales que toman los delegados o convertir a las delegaciones en meras agencias de gestión social en donde se promueva el clientelismo político.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo