CIUDAD DE MÉXICO 31-Mar .- Para algunos porteros de la Liga MX, el grito de “puto” que les dedica la afición cada vez que despejan en una cancha visitante, más que un insulto, les parece cómico, una tradición y hasta símbolo de unión en la grada. Por eso, no quieren que desaparezca.

“Personalmente me parece que el grito es parte del folklore que tiene el futbol. Obviamente le pone ese color, es algo lindo, algo que te puede hacer sentir que el publico rival también está ahí”, reveló a Grupo REFORMA el arquero del Puebla, Cristian Campestrini.

“Llevo un año acá, todavía no puedo decir qué está bien y qué está mal, a mi entender, y humildemente, creo que es algo exagerado. Se pueden mejorar otras cosas y no quitarle ese folklore al futbol, como un insulto o algo que pueda ponerse de acuerdo cuando vas a sacar. Creo que se está exagerando demasiado”.

La FIFA avisó a la FMF que si no erradica el grito, recibirá castigos como multas, cierre de estadio o pérdida de puntos contra el Tri en la Eliminatoria Mundialista.

“Mis hijos se lo tomaron a broma. De hecho tengo un video, están haciendo el grito, lo aprendieron (risas). No pasa nada, uno como padre tiene puesta la educación en otras cosas, no en algo tan sencillo”, explicó el argentino.

“Mejor que sea un insulto y que se organicen para cuando va a sacar el arquero, a que exista violencia en las gradas o que pueda saltar alguien y pueda agredir a un jugador”.

En ese sentido, el portero del Santos, Agustín Marchesín, alaba que la gente se ponga de acuerdo para gritar, que se una.

“El futbol mexicano es un gran ejemplo de lo que es una verdadera afición en cuanto a que están ahí juntos. En Argentina eso no existe, el ver el partido con un familiar, ir a la cancha con tu pareja que sea de otro equipo, en Argentina no te lo perdonan, es algo que no somos ejemplo y el futbol mexicano en eso está pasando un momento muy lindo, no hay violencia, es algo espectacular lo que se vive acá”, expresó el argentino.

El guardameta de Xolos, Federico Vilar, afirmó que el grito da color a la tribuna.

“Desde el lado del juego, cuando uno lo escucha la verdad que no pasa nada, lo tomo como algo folklórico que se ha dado en este último tiempo. Sinceramente creo que ha sido más de gracia que de otra cosa, no lo tomo de manera ofensiva”, dijo Vilar.

Marchesín se sorprendió al escuchar que hay quienes ven en esta expresión una conducta discriminatoria.

“Un insulto en el futbol es algo normal, si no estaríamos hilando algo muy fino con cosas muy delicadas, el hecho del racismo, como bien dijiste recién (homofobia), en lo particular no me molesta, uno está enfocado en el partido y ni cuenta me doy cuando me insultan”, consideró.