Por Jesús Alejandro Aizpuru Zacarias.

El pasado viernes la Secretaría de Educación Pública emitió un pobre comunicado de cinco renglones mediante el cual informó que “suspende indefinidamente” el proceso de evaluación docente en niveles medio y superior.

Pareciera que las autoridades buscan ofender a la ciudadanía con acciones como éstas. No es posible que uno de los estandartes de este gobierno fuera precisamente la reforma educativa, la cual, mediante la evaluación lograría una educación de calidad.

La suspensión de la tan cacareada evaluación, desbarata totalmente la reforma y manda un mensaje claro que lo único que importa a los gobiernos es ganar elecciones a cualquier costo, sin importar las repercusiones que se generen para la población en el corto y mediano plazo.

Por otro lado, deja de manifiesto que se puede obtener más mediante plantones, bloqueos y marchas que cumpliendo con la norma. Es triste ver cómo la CNTE doblegó al gobierno, el cual negoció esta suspensión, seguramente a cambio de un domingo sin conflictos durante las elecciones (cosa que dudo que cumplan esos revoltosos).

A veces creo que las personas que toman las decisiones en este país buscan acabar con él, no es posible que se haya negociado la ley con verdaderos vándalos que atentan directamente contra la educación de este país y que literalmente son un cáncer para la juventud que representa el presente y el futuro de México. Por lo pronto la reforma educativa se encuentra en punto muerto.

Por último, el gobierno manda un mensaje a todos los mexicanos, que la ley está para negociarla con los grupos que le garanticen triunfos electorales; que el gobierno es el principal violador de la norma; y que prefiere ver cómo perdemos todos aquellos que creemos en el estado de derecho por unos cuantos que utilizan la violencia para doblegar gobiernos; pero sobre todo, deja claro que las tan anheladas reformas tendrán que esperar “indefinidamente”.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y los espero una vez más, la próxima semana. Aprovecho el espacio para mandarles a mis amigos, Aurora Frías y Daniel Loya, un fuerte abrazo, que el fin de semana empezaron juntos una nueva etapa en sus vidas. ¡Enhorabuena!