Es de sobra conocida las limitaciones que tiene el Seguro Social para atender la demanda que crece a un ritmo mensual de cuatro mil derechohabientes, por ello la reiterada demanda que se termine el hospital de Jesús María, que sin embargo será posible a finales de 2016 o principios de 2017.

Para entonces se tendrá alrededor de 70 mil nuevos adscritos, con lo que es necesario plantear – desde ahora – la construcción del cuarto hospital, para que se incluya como una obra prioritaria al inicio de la próxima administración federal. De no hacerse así seguirá el círculo vicioso de tener una demanda superior a la oferta con todos los problemas que esto conlleva.

El Hospital General de Zona Número 3 (HGZ-3) se edifica en un terreno que donó el ayuntamiento de Jesús María cuando fue alcalde Gregorio Zamarripa Delgado, con el compromiso que se harían las gestiones para que en un tiempo breve comenzaran los trabajos, lo que en principio aceptó la dirección general del Seguro Social, pero por diferentes motivos difirió el arranque. Finalmente en julio de 2012 se llevó a cabo la licitación, pero sería hasta dos años después cuando comenzó la construcción, considerándose que estaría terminada este año, pero en marzo fue suspendida por problemas con la empresa que llevaba a cabo la obra y se tuvo que volver a licitar. El fallo se emitió hace dos semanas calculándose que si no hay otro contratiempo estará lista entre 2016 y 2017.

El propósito es atender a 148 mil afiliados, que sería superior al que tiene cada uno de los actuales hospitales ya que contará con 140 camas y por ende será mayor el número de trabajadores que se ocupe, entre médicos, enfermeras, administrativos y de intendencia.

Será un espacio vital para descentralizar los servicios, al poder atender a los derechohabientes que radican en la parte centro y norte del estado, lo que abreviará en tiempo las necesidades que tengan, principalmente las emergencias que por ahora se otorgan en la ciudad capital.

Mientras se llega ese momento continuarán los problemas en los dos hospitales y la clínica ambulatoria, que desde hace tiempo se encuentran rebasados en la demanda por lo que laboran a más del 100% de la capacidad.

A la par que se construye el HGZ-3 se requiere llevar a cabo gestiones para el equipamiento y la contratación del personal y no ocurra lo que en el sexenio de Vicente Fox, que inauguraba hospitales y tardaban un año o más en abrir debido a que sólo se tenía los edificios.

Para los aguascalentenses es satisfactorio conocer las cifras del nuevo empleo, que como parte de la industrialización es una de las insignias de la administración que encabeza el gobernador José Carlos Lozano de la Torre, pero sería más provechoso si a la par se tiene servicios óptimos del IMSS, que por obligación debe incorporar a los trabajadores.

Por ahora lo único que queda es confiar que todo se lleve a cabo como está programado, máxime que ya se tiene los recursos financieros, por lo que la tarea debe continuar con la empresa que ganó el concurso y ante todo que se vigile que el avance sea en el tiempo previsto.

ADEUDA PF A HOTELES

A pesar del hermetismo que hay en Aguascalientes, El Universal publicó que la Policía Federal tiene adeudos con cinco hoteles de esta entidad, que forman parte del impago que registra este organismo con 201 hoteles de 23 estados, por un total de 653 millones de pesos.

El problema tiene al borde de la quiebra a los negocios debido a que la PF no liquida los servicios que recibió su personal de hospedaje y alimentación, ya que sólo obtienen el compromiso de hacer trámites para que les asignen los recursos.

En su edición del pasado 17 de noviembre, el periódico capitalino menciona que en Guerrero son 55 hoteles en crisis financiera, la mayoría ubicados en Chilpancingo e Iguala; el Distrito Federal con 16, Estado de México, con 14; Quintana Roo, con ocho; Morelos y Veracruz, seis cada uno, y Aguascalientes, Guanajuato y Sinaloa cinco cada uno. Puebla, San Luis Potosí y Sonora son cuatro; Chiapas, Chihuahua, Jalisco, Nuevo León y Oaxaca, tres cada uno; Tamaulipas con dos; y Baja California, Hidalgo, Tabasco y Tlaxcala, con uno.

Es un asunto que no sólo afecta a los hoteleros, que en este caso son el último eslabón del problema, sino a tres agencias de viajes que tienen convenios con el Sistema de Agencias Turísticas (TURISSSTE) y que son las que han colocado a las divisiones de la PF y la Gendarmería que se desplazan a distintos destinos del país.

Tanto la Policía Federal como TURISSSTE reconocen la deuda y en respuesta a la demanda de los hoteleros, luego de casi 16 meses que no reciben el dinero, la PF asegura que está en la gestión ante la Secretaría de Gobernación, lo que ojalá que no se tarde porque los gastos que hacen los empresarios no esperan.

PENSIONISSSTE

Entre acuerdos y desacuerdos avanza la iniciativa propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto para reformar la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), presentada el pasado ocho de septiembre, como parte del Paquete Económico, que pretende la desincorporación del Fondo de Pensiones (PENSIONISSSTE).

Al ser un asunto de vital importancia para más de 23 mil trabajadores federales de Aguascalientes, se consideró necesario dar a conocer los puntos de vista que hay de cada parte. Diputados del PRI, PVEM y Nueva Alianza se pronunciaron a favor de la iniciativa en la sesión en comisiones del cuatro de noviembre, al considerar que es conveniente para los intereses de los trabajadores, y en contra lo hicieron PRD, Morena y Movimiento Ciudadano, por suponer que es un paso hacia la privatización y pondría en riesgo los ahorros de los derechohabientes.

En las condiciones actuales, de acuerdo a la Ley del ISSSTE, PENSIONISSSTE es un órgano desconcentrado del Instituto que debe garantizar el mayor rendimiento y seguridad en la administración de los recursos de las cuentas individuales de los trabajadores, con un objetivo social y no de lucro, por ende, los rendimientos son canalizados a fortalecer los ahorros de los trabajadores.

La oposición alerta a que se convierta en una administradora de participación público-privada, ya que se han tenido experiencias en la transformación de empresas estatales a privadas y que a final de cuentas han tenido resultados desfavorables.

Por su parte, el dirigente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), senador Joel Ayala Almeida, en un manifiesto a sus compañeros, destaca que como se estructuró el escrito “de ninguna manera era de aceptarse por la representación sindical, ya que vulneraba en todos sentidos el equilibrio de fuerzas de representación de los trabajadores y a su vez, se abreviarían espacios para su posible privatización”.

En función de lo anterior presentó su inconformidad ante el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y se logró “modificar radicalmente a fondo la iniciativa del Ejecutivo Federal”, de transformar a PENSIONISSSTE en una entidad paraestatal, comprometiéndose a que hubiera equidad en las representaciones de las partes, obteniéndose así paridad en 9 consejeros en el Consejo de Administración, con lo que la representación obrera se encargará de vigilar que no exista desvíos, ni riesgos de los recursos que se invertirán, sin injerencia alguna de externos, y con la incorporación de la banca de desarrollo del Estado Mexicano “para darle mayor fortalecimiento financiero y lograr concretar rentabilidad a través de la inversión en sendos proyectos productivos elaborados, exigidos por los propios sectores sociales”. Son acuerdos que formarán parte del análisis y debate que tiene lugar en la Cámara de Diputados.

Por ser un tema de vital importancia para los empleados federales, ya que de lo que determinen los legisladores dependerá lo que reciban a la hora de pensionarse, ojalá que también aquí se investigue y examine a detalle lo que está en vías de aprobarse.