El más reciente ajuste al precio de las gasolinas y el diésel anunciado por la Secretaría de Hacienda y que cobrará vigencia a partir de este lunes, “es un factor que desatará la inflación”, consideró el especialista en economía, Alberto Aldape Barrios.

El también director del Centro de investigación y Desarrollo Empresarial (CIDE) afirmó que el incremento al precio del combustible repercutirá en el alza de precios de muchos productos, dado que la mayoría de las mercancías que se mueven en el país, se mueven con gasolina y diésel.

“La gran mayoría se transporta por tracto camiones, trenes y barcos, todos ellos emplean este tipo de combustibles, por lo que se espera un repunte en la inflación de los próximos meses”, destacó.

Dijo que a estas alturas de nuestra economía, a los mexicanos no nos debería de sorprender este nuevo aumento, a pesar de que la autoridad se hubiera comprometido a que no habrá más incrementos en lo que resta del año.

“Debemos de acostumbrarnos a que el precio de los combustibles, va a poder subir y bajar, lo hemos visto con la energía eléctrica, que había venido bajando su precio y ahora registra un leve repunte, y es porque tenemos que ver, de ahora en adelante, a los combustibles como un producto más”.

La integración del precio de las gasolinas, dijo, tiene diversos componentes que lo hacen, hoy por hoy, un producto muy similar a los jitomates o a cualquier producto que está sujeto a la oferta y la demanda.

En Estados Unidos, el verano es la época de mayor demanda de combustibles, por tanto su precio se incrementa, luego ya baja de precio y está realmente bajo la ley de la oferta y la demanda.

En el caso de México, está en proceso de liberar por completo el precio. Ahora, por la transición energética, su precio sigue estando sujeto a regulación, pero en el 2018, se liberará por completo y estará a merced de la libre oferta y demanda, por lo que se deberá considerar, que “al igual que el jitomate, el precio de las gasolinas puede subir, o puede bajar”.

Finalmente, indicó que ante la baja de los ingresos petroleros, con todo y que ha habido ligeros repuntes, el Gobierno Federal tiene que hacerse llegar recursos y encontró la manera de amortiguar la baja de recursos provenientes de la venta de petróleo, mediante el “castigo” de los precios de las gasolinas, que actualmente están en 4.5 pesos más que el mercado internacional de las gasolinas.