El Campo Experimental Pabellón del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) desarrolló cinco variedades nuevas de guayaba con el fin de ampliar la variabilidad de tipos del fruto en el País con un potencial de rendimiento superior.
Las variedades con diferentes características agronómicas fueron obtenidas por el método de selección individual de huertas de la región de Calvillo y Cañones, comprendida en los estados de Zacatecas y Aguascalientes, como de las regiones con mayor nivel de producción de guayaba.
El investigador del INIFAP en Aguascalientes, José Saúl Padilla Ramírez, informó que las variedades Calvillo Siglo XXI, Huejúcar, Hidrozac, Caxcana y Merita, quedaron registradas en el Catálogo Nacional de Variedades Vegetales (CNVV) del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS).
“Queremos conocer si en determinados ambientes estas variedades de guayaba se comportan mejor. La otra vertiente ha sido ampliar la mayor variabilidad posible en las colectas de los estados del País. Desde hace 20 años se trabaja en el aprovechamiento del recurso genético del guayabo”.
Mencionó que en el País existe una amplia diversidad de germoplasma de guayabo, lo que representa un potencial enorme para generar nuevas variedades y aprovechar todas las características del fruto como tamaños, formas, sabores, colores, en una diversa gama.
Durante 15 años se realizaron colectas de germoplasma de guayabo con la tarea de iniciar un trabajo formal sobre la evaluación y caracterización del material genético donde los materiales pasaron por un proceso de evaluación de 10 años, con apoyo del Sistema Nacional de Recursos Fitogenéticos (Sinarefi), destacó.
Padilla Ramírez señaló que este proyecto busca ofrecer alternativas de variedades para los guayaberos, cuya presencia se extiende en 20 estados con una superficie de 21 mil hectáreas que producen cerca de 300 mil toneladas por año, concentradas principalmente en Aguascalientes, Zacatecas y Michoacán.