La nanociencia y nanotecnología, son áreas prometedoras de desarrollo, y en la Universidad Autónoma de Aguascalientes ya se están produciendo diferentes nanomateriales que además son evaluados para su aplicación, informó Iliana Ernestina Medina Ramírez, catedrática e investigadora química de esta Universidad.
Se refirió al óxido de zinc para el tratamiento de aguas residuales, en donde la nanociencia está siendo aplicada para mejorar la calidad del agua, dijo la científica al referir que actualmente se están realizando trabajos con la colaboración de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong, en China.
Medina Ramírez explicó que en el laboratorio de Química Organometálica de la UAA se han producido diferentes tipos de nanomateriales para aplicaciones medioambientales, biomédicas, como microbicidas o para incrementar la eficiencia de diferentes técnicas analíticas, por ejemplo, semiconductores de dióxido de titanio, la hidroxiapatita que es un biomaterial, así como desarrollos a través de plata, oro y bismuto, por mencionar algunos.
Actualmente, la catedrática lidera un proyecto de investigación sobre óxido de zinc, un material fotocatalítico que puede ser usado para remediación ambiental o para la producción de energía limpia, especialmente para el desarrollo de celdas solares, por lo cual se está realizando una evaluación in vivo e in vitro sobre su toxicidad y así avalar su utilidad.
Además, Medina Ramírez apuntó que se están buscando vínculos con la industria para hacer una transferencia tecnológica de material y un fotorreactor para el tratamiento terciario de aguas residuales, lo cual habla de la capacidad, opciones y espacios con los que se cuenta en el estado para el desarrollo de la nanociencia y la nanotecnología.
Cabe mencionar que en esta investigación sobre síntesis, caracterización, aplicación y evaluación del impacto toxicológico del dióxido de zinc, también se cuenta con la colaboración de un científico de la City University of Hong Kong, en China; un trabajo de vinculación que con otros alrededor del País se espera reditúen en un impulso a la cooperación México-Chino y así desarrollar la producción nacional de nanociencia y nanotecnología.