Sorpresivamente el alcalde de Rincón de Romos, Fernando Marmolejo Montoya, impidió a tianguistas seguir operando; por más de ocho años llevaban instalándose en las inmediaciones del templo de San José, conocido como el templo del Padre Nieves, sin embargo, les retiró del lugar.

Gilberto Luévano Contreras, uno de los afectados, detalló que de buenas a primeras las autoridades solicitaron la reubicación de los comerciantes al campo de fútbol, el cual dijo que es utilizado por una liga de aficionados desde hace más de 42 años, y es imposible que se instalen ahí.

Este lugar además de ser inadecuado para la colocación de los puestos, implica que bajen considerablemente sus ventas, ya que la gente los ubica en las inmediaciones del templo, y es a donde acuden, también por la cercanía con la escuela y el nosocomio, se han adecuado bien.

Aunque han buscado gestiones con el alcalde, para que se cumplan sus derechos como tianguistas, se ha hecho caso omiso a su petición; el argumento es que su instalación es ilegal, aún y cuando ellos se encuentran constituidos en dos asociaciones, la de Tianguis de San José, y Tianguis Padre Nieves, y pagan sus cuotas para ocupar un espacio en la vía pública.

De hace tres semanas a la fecha la situación se ha tornado agresiva, ya que con uso de la fuerza pública se ha impedido a los tianguistas instalarse en esta zona.

“Nos quitaron de frente del templo llevando al Mando Único, llevan policías con armas larga para tratar de amedrentarnos, el día de hoy (ayer) se retomó la situación, ahí se decomisaron armazones de un puesto”, detalló.

El argumento es que no quieren entregar un uso de suelo, aunque el afectado dijo que esto es absurdo, ya que hay actas de Cabildo, que constatan que se les otorgó el permiso de operar, señaló que hay que varios carecen de legitimidad y no han sido retirados, mientras que ellos incluso han propuesto empadronarse, pues lo que quieren es que se les siga dejando trabajar, como desde hace ocho años lo hacen en este lugar.

Son al menos 150 comerciantes los afectados por esta situación, que piden que se deje de dar esta respuesta agresiva por parte de la autoridad municipal, y que atiendan sus peticiones, en vez de enviarles patrullas de otro municipios, pues han detectado que mandan unidades de Jesús María y de Calvillo, desviando la atención en estos sitios, y llegan con ellos a tratarlos como si fueran delincuentes.

Refieren que con estas acciones, el Ayuntamiento de Rincón de Romos les está arrebatando el llevar al hogar el sustento diario, llevan tres semanas en que no les han permitido trabajar, y las amenazas para no permitirles instalarse continúan, pues incluso les han llevado pipas de bomberos, para pretender mojarles la mercancía si se colocan en sus antiguos sitios.