Desairaron a Chente en Bellas Artes

Le cerraron las puertas porque “era un cantante de ranchero”

GUADALAJARA, Jalisco.- Aunque en su momento Vicente Fernández pensó en ofrecer un concierto en el Palacio de Bellas Artes, nunca fue autorizado, porque era un cantante de música vernácula.
En conferencia, después de recibir un Disco de Oro, otro de Platino y uno más Oro + Platino por las altas ventas de su álbum “Un Azteca en el Azteca”, Chente aseguró que ya no le interesa pisar ese recinto.
“Me habló la directora del teatro, de Bellas Artes, y yo estaba en la orilla del rancho. Ya había anunciado el retiro y me dijo: «Usted no se puede ir sin cantar en Bellas Artes», y le dije: «¿Por qué no?»”, compartió El Charro de Huentitán, quien al parecer fue buscado por Consuelo Sáizar, ex presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).
“Le dije: «Señora, cuando yo quise me les hice muy poca cosa para pararme en un escenario como ése, porque era un cantante de ranchero». Para mí, Bellas Artes y cualquier escenario es igual, lo que importa es el cariño y la presencia del público”.
Artistas como Juan Gabriel y, recientemente Mijares, grabaron discos ahí acompañados por una sinfónica.
Con más de 50 años de carrera, Chente contó que se quedó con ganas de hacer duetos con algunos amigos.
“(Me faltó) hacer duetos con figuras que yo he admirado tanto. Yo grabé con Javier (Solís), pero ya no en vida; grabé con José Alfredo (Jiménez), pero me gustaría grabar con Plácido (Domingo). Me hubiera gustado muchísimo grabar con José José antes de que se enfermara de la voz”, comentó.
También, rechazó la idea de que pudiera hacerse una serie sobre su vida.
“Ya me han propuesto en vida, que si grabo mi vida. Mi vida no es como para andarla pregonando; además mi vida la conocen todos ustedes, desde que comencé… Creo yo que me gané el cariño de todos ustedes (la prensa) y también el respeto que les tengo para que luego vayan a decir «ya cayó Chente en lo mismo»”.
El cantante de 76 años afirmó que está bien de salud y disfruta su rancho, su estudio de grabación y los fans que lo visitan en casa.
“De repente me empezó un dolor en la espalda baja, no podía estar sentado, no podía caminar; me iba como los monitos aquellos que cuando éramos niños nos regalaban los papás, y se iban de bajadita. Así caminaba yo, jorobado, y me iba así, y dije «Me retiré muy a tiempo, era lo que yo no quería, que mi pueblo me viera así»”.
Aunque dijo que hay Chente para rato, el cantante señaló que él ya vio, a través del cine, cómo sería su partida de este mundo.
“El día que Dios me recoja me gustaría que fuera normal. Claro, yo sé… Yo hice una película que se llama «Como México no Hay Dos», y es la historia de un ídolo, y ahí vi mi sepelio; es igual al de Jorge (Negrete), de Pedro (Infante), en la película. Yo digo: «Yo ya vi mi sepelio en vida, ¿para qué?»”. (Daniel Garibay/Agencia Reforma)