Rolando Chacón
Agencia Reforma

SALTILLO, Coahuila 14-Sep.- Para construir una plaza, al Gobierno de Coahuila le estorbaba un jardín de niños, el cual derrumbaron durante vacaciones, pero sin antes preocuparse por construir otro, ni avisar a los padres.
Aunque a una cuadra se encuentra la nueva Plaza Ateneo, que le costó al Gobierno 18 millones de pesos, este lunes arrancaron formalmente los trabajos de la Plaza Coahuila, que tendrá un costo estimado de 75 millones.
Los cerca de 200 alumnos del Jardín de Niños Coahuila fueron acomodados en un edificio antiguo sobre la calle de Guerrero, a dos cuadras de ahí, un centro usado por la Iglesia católica para impartir catecismo y preparar parejas para el matrimonio religioso.
“Se trajeron a mi niña para acá, pero yo creo que antes hubieran avisado que nos iban a tumbar el kínder”, reclamó una madre de familia.
“No nos avisaron porque sabían que nos íbamos a oponer”, agregó, “nos tumban la escuela y luego se ponen a construir otra que sabrá Dios cuánto se irá a tardar”.
Otra madre de familia reclamó que en el ciclo pasado, la dirección del kínder les cobró 350 pesos a cada padre para colocar un nuevo techo, pero el edificio fue derrumbado y ahora les cobrarán 400 pesos por padre.
“Dicen que el dinero es para ponerle protecciones a los nuevos salones que van a construir”.
El Secretario de Educación Pública, Jesús Ochoa Galindo, dijo que las nuevas instalaciones del jardín de niños Coahuila deberán quedar listas antes de agosto del 2017.
“Ya lo están construyendo, ya están en proceso nuevas instalaciones, esperamos que antes del próximo ciclo quede listo”.
Para la Secretaria de Infraestructura, María Esther Monsiváis, la justificación para derrumbar el jardín de niños era que opacaba la vista que tendría la fachada de la Escuela Coahuila, considerada una de las escuelas más bonitas del País, la cual será motivo principal de la plaza.