Derrotas de compañeros no la desaniman

CDMX.- Una de las últimas esperanzas de la delegación mexicana es nada menos que la doble medallista olímpica María del Rosario Espinoza, quien entrará este día en competición.
Una María del Rosario que llega a sus terceros Juegos Olímpicos con amplia experiencia y con grandes posibilidades de meterse al podio, a decir del profesor de taekwondo Gustavo Fuentes.
“Mucha gente me pregunta si tiene oportunidades reales y claro que las tiene, y que si estará contaminada por lo que ha sucedido con sus compañeros, y espero que no. Sé que no está nada a gusto con que se hayan perdido esas dos medallas de bronce y con la derrota de Saúl Gutiérrez, pero eso en vez de desanimarla, la hará salir con más ímpetu”.
La sinaloense llega de 28 años a Río, muy madura, muy diferente, “con un gran entrenador, que ya tiene muchos años en México y la conoce muy bien”, agrega Fuentes, instructor de taekwondo y cinta negra sexto dan.
Si todo marcha dentro de la lógica, la verdadera competencia de Espinoza comenzará en cuartos, donde se verá con las mejores clasificadas, y en la final, “se vería contra Shuyin Zheng, que mide cerca de 1.90, contra el 1.74 de María, pero llega en gran forma, muy ligera y con mucha experiencia. Debe ser muy veloz, utilizar mucho el puño y no olvidar que, pase lo que pase, ya es una ganadora, es doble medallista y seguramente que irá por otro ciclo olímpico, porque aún tiene mucho que dar”.