CDMX.- Sus dedos flotaron sobre las teclas desde las primeras notas de “Piano Man”, y es que la maestría de Raúl di Blasio es bastante conocida, pero el viernes también conquistó con su humildad.
No sólo ofreció casi tres horas de show y complació al público en la segunda de dos funciones que dio en el Teatro 1 del Centro Cultural Telmex, sino que mantuvo la cordura y el ritmo pese a los inconvenientes que provocaron tres breves apagones.
Y es que hubo de todo: interpretaciones precisas, ovaciones de pie, coros, anécdotas y hasta pláticas de futbol.
Desde las 21:15 horas, podía tocar un solo tema y, sin detenerse, mezclar melodías clásicas y contemporáneas, como “Para Elisa”, “Balada para Adelina”, “No llores por mí, Argentina” y “Memory”, de Cats, con un conjunto de bajo, percusiones, teclado y bandoneón.
La reacción de las casi mil 200 personas reunidas siempre fue la misma: un gran aplauso cuando marcaba la última nota, se paraba del banquillo y abría los brazos en señal de agradecimiento, pero también a la espera de esa respuesta.
En uno de los varios momentos que se tomó para dirigirse a la audiencia vino, de pronto, un apagón. Instantes después, el segundo, y para el tercero optó por interpretar “Amor Eterno”.
“Si vas a empezar a protestar porque se cortó la luz, no hay energía y quién sabe qué, dedíquense a otra cosa. El público lo merece todo en todo momento. Cuando termine el concierto, créeme que más de uno me va a escuchar”, expresó.
En “Corazón, Corazón” entonó parte de la letra, y para “El Rey” y “Serenata Huasteca” hizo que la gente lo acompañara con su canto.
Pero el coro se vio opacado después por la voz de la cantante Mónica Meza, al interpretar “Si nos dejan”, “Looking through the eyes of love” y “Cómo han pasado los años”. Di Blasio le dio aplausos y halagos.
Así como le dedicó tiempo a compositores como José Alfredo Jiménez, Juan Gabriel y Armando Manzanero, hizo honor a su tierra con dos tangos, como “Por un cabeza”, de Carlos Gardel, amenizados por una pareja de bailarines.
Y en los primeros minutos del sábado, el llamado “Piano de América” cerró con “Corazón de Niño”, uno de sus más grandes éxitos. (Fidel Orantes/Agencia Reforma)