Depresión y ansiedad son causa de dolores musculares y fatiga

La depresión y la ansiedad, enfermedades de la actualidad, acarrean no sólo malestares en el estado de ánimo, pues son también las culpables de que el 2% de la población aguascalentense sufra fibromialgia, un padecimiento caracterizado por dolores muscoesqueléticos, así lo refiere el médico reumatólogo, Mario Chávez López; quien precisa que son las mujeres quienes se ven más afectadas, pues por cada hombre son diez féminas con este diagnóstico.
“No se conoce el origen de la enfermedad, hay varias teorías, alguna de ellas la relaciona con problemas de ansiedad o de depresión, personalidades muy aprensivas, se han hecho estudios genéticos pero no se ha encontrado nada; parece que la fibromialgia es una enfermedad de nuestros tiempos donde influyen factores emocionales de manera muy importante”, explicó el reumatólogo.
Especifica que este padecimiento abarca brazos, piernas, espalda baja, nuca, indica que es una enfermedad no articular, es decir que las articulaciones están libres de líquido e inflamación y por lo tanto no es artritis, de ahí la importancia de saber de la existencia de la fibromialgia, porque a menudo se confunde con padecimientos cuyos síntomas son similares.
“En Aguascalientes dos de cada cien habitantes padecerán esta enfermedad, donde el 90% de los afectados son del sexo femenino”.
Dijo que esta sintomatología se presenta mayormente entre los 25 y los 55 años de edad, “Es el grupo de edad donde más se concentra la fibromialgia, pero es más típico a los 45 años”, puntualizó el galeno.
En cuestión de los síntomas, Chávez López informó que es un dolor muy característico, que más que sentirse en los huesos se sufre en la carne, éste es acompañado por sueño no reparador, es decir que luego de haber dormido un periodo de seis a ocho horas, el cuerpo no percibe descanso alguno.
Concluyó detallando que este padecimiento es crónico, no es curable y el diagnóstico se tiene que basar en su totalidad a la experiencia del médico, luego de que no hay ni pruebas del laboratorio ni examen alguno que lo determinen.