Depravado a punto de ultrajar a una estudiante

Fue detenido por la Preventiva

La Policía Preventiva Municipal puso tras las rejas a peligroso depravado. Ayer jaloneó a una joven estudiante del CBTIS 39 e intentó arrastrarla a terreno baldío; se presume que pretendía ultrajarla. Minutos antes, el pervertido se exhibió en vía pública mostrando sus partes íntimas. Y para dar una idea del negro perfil del sujeto, la autoridad dio a conocer que ya tiene 96 arrestos.
Casi 100 veces ha pisado las celdas de la Preventiva por diferentes faltas y delitos, y ayer, de nueva cuenta estaba en la vía pública. Esta vez acechando a las estudiantes del Cbetis ubicado en la salida a Calvillo.
Es cuento de nunca acabar. Por lo visto pueden llegar a 500 o 1000 mil arrestos y estos degenerados volverán a calle, en busca de más víctimas.
En lo que ha sido el más reciente ataque del indiciado, la Policía Preventiva dio a conocer que alrededor de las 13:40 horas una patrulla se desplazaba sobre avenida Aguascalientes poniente. En ese momento el oficial observó que varios estudiantes le hacían señas. Frenó la marcha y escuchó los testimonios.
Le dijeron que minutos antes un sujeto se había exhibido en vía pública, mostrando sus partes nobles. No conforme con ese repudiado espectáculo, el acusado jaloneó a una estudiante de 17 años de edad. Enfatizaron que intentó llevarla al interior de un lote baldío. Ella se defendió como pudo y al percatarse de que otros estudiantes lo veían, el degenerado ya no insistió. Optó por alejarse.
Ya con la descripción del agresor, los oficiales iniciaron la búsqueda y lograron encontrarlo en la misma área. Fue detenido en la calle Niza. Cabe añadir que no fue tarea fácil, ya que el presunto responsable opuso férrea resistencia. Por supuesto, en la medida que se puso “bronco” lo sometieron. Lo pusieron quieto.
Fue traslado ante el juez calificador en la Dirección de Justicia Municipal y cuando consultaron sus datos en el sistema de cómputo, resultó que el depravado es otro contumaz hampón. Que ya suma 96 ingresos a las celdas. Lo dicho, es cuento de nunca acabar. La Preventiva los arresta pero la ley les permite volver pronto a la calle, a seguir delinquiendo.