Luego de un buen torneo de apertura, el cual no pudieron terminar con el trofeo de campeón, los muchachos del Deportivo Zaragoza tuvieron que conformarse con la obtención del premio al tercer lugar de la competencia luego de vencer por la mínima diferencia al potente equipo del Tortillería San José-Miravalle, que está integrado precisamente por jugadores de esa tradicional colonia, y que comanda Ramiro González. El partido se programó en el empastado del Deportivo Ferrocarrilero a las 8 de la mañana, y a pesar de lo temprano del horario hasta allá se trasladó una regular cantidad de aficionados para alentar a sus respectivos equipos.

El juego fue de mucha intensidad ya que ambos cuadros no daban ni pedían cuartel. La lucha en la media cancha era tremenda. No parecía un juego por el tercer lugar, sino por el campeonato.

Conforme daban vuelta las manecillas del reloj, no caía gol en ninguna de las porterías, ya que las defensas de ambos equipos se aplicaban de manera ordenada y con firmeza, y los balones que pasaban la zona defensiva eran bien controlados por los porteros. Parecía que el juego se definiría en penaltis, pero al 80’ hizo su aparición en el área grande Jonathan García, del Deportivo Zaragoza, quién tomó el balón a botepronto lanzando un potente obús que el portero Salvador Ledesma, del Tortillería San José, no pudo controlar. Con el marcador a favor los del Zaragoza se dedicaron a manejar el balón tratando de consumir tiempo y al 86’ Jonathan Martínez del tortillería cometió una falta a Víctor Solís dentro del área grande ante lo cual el árbitro William García no dudó en marcar la pena máxima que cobró Jonathan García, pero con tan mala puntería que falló el gol que les hubiera dado más tranquilidad. El partido finalizó 1 a 0 a favor del Zaragoza, lo cual les bastó para llevarse el trofeo del tercer lugar. William García fue el árbitro central del encuentro, con muy buen trabajo y llevó en las bandas a Christian de la Cruz y a Sergio Muñoz.