David Loji
Agencia Reforma

El i8 de BMW a primera vista podría pasar por un deportivo “tradicional”, pues tiene una sensual carrocería tipo 2+2 con puertas levadizas, rines de 20 pulgadas y un coeficiente aerodinámico (Cd) de tan sólo 0.26.
Puede tener, de acuerdo a las necesidades de conducción, propulsión en las ruedas traseras o integral, y acelera de 0 a 100 km/h en 4.4 segundos.
Platicar de estos aspectos puede causar deleite en los entusiastas automotrices, pero malestar entre los ambientalistas.
Sin embargo, el i8 no es un deportivo ordinario, pues tiene un rendimiento de combustible de hasta 47 kilómetros por litro y sus emisiones de CO2 son de tan sólo 49 gramos por kilómetro, es decir, aproximadamente la quinta o sexta parte de un deportivo exótico convencional.
En otras palabras el i8 no sólo tiene estilo sexy y alto desempeño, sino que es eficiente y limpio, con lo que es un deportivo inteligente.
El secreto del i8 es su diseño inteligente, que combina construcción ligera de fibra de carbón, con tren motriz híbrido tipo “plug in”, es decir, conectable.
El BMW i8 pesa en vacío mil 490 kilogramos, los cuales están distribuidos al 49% en el eje delantero y al 51% en el posterior.
El paquete de baterías está ubicado en el túnel central del auto, lo cual dicta la distribución de espacio de la cabina, que además de las butacas frontales tiene un par de asientos pequeños en la parte trasera que no dan cabida mas que a personas de corta estatura.
Al ver las especificaciones del auto llama la atención que el motor a gasolina es pequeño, pues es de sólo 3 cilindros supercargado, de 1.5 litros con 231 caballos y 236 libras-pie de torque.
Este motor está montado en la parte trasera central del auto y tiene transmisión de 6 velocidades. BMW ha diseñado este 3 cilindros para ofrecer la sensación de un motor más grande, con un sonido grave y entrega de poder robusta.
No es la sensación de un motor de 8 o más cilindros, pero recuerde que el i8 no es un deportivo tradicional.
En la parte delantera del auto hay un motor eléctrico de 131 hp y con 184 libras-pie desde las 0 rpm; éste motor propulsa las ruedas delanteras.
En modalidad eléctrica la conducción es muy grata, pues el motor responde sin ruido o vibraciones y entrega todo su torque desde el arranque.
El i8 ofrece hasta 37 km de conducción únicamente con electricidad y la velocidad máxima con electricidad es de 120 km/h.
La batería se recarga en aproximadamente tres horas usando una toma de corriente convencional y el cable incluido con el auto.
Con el cargador BMW i Wallbox se puede cargar del 0 al 80% la batería en menos de dos horas.
Ofrece modos de conducción inteligente, en la cual el auto decide la combinación de motor eléctrico y a gasolina conveniente a utilizar, así como modalidad puramente eléctrica, además de modo deportivo, en la cual el motor eléctrico complementa al de gasolina para un desempeño más veloz.
La conducción es muy ágil como consecuencia del peso relativamente limitado y la geometría sofisticada de la suspensión de doble horquilla adelante y de cinco brazos en la parte trasera.

Puntos a Favor:
-Alto contenido tecnológico avanzado
-Diseño futurista y deportivo
-Puertas de apertura ascendente, ligeras y fáciles de abrir
-Construcción ligera de fibra de carbón
-Desempeño elevado, eficiente y limpio
-Manejo ágil y seguro
-Calidad de materiales en cabina
-Desempeño robusto, suave y silencioso de motor eléctrico
-Respuesta de motor 3 cilindros supercargado
-Equipo de seguridad

Puntos en Contra:
-Asientos traseros reducidos
-Cajuela pequeña
-Poca altura libre sobre el piso lo hacer topar con baches
-Acceso difícil a asientos delanteros
-Visibilidad trasera limitada