Carlos Marí
Agencia Reforma

MINATITLÁN, Veracruz 8-Abr .- En menos de una semana, tres médicos fueron secuestrados en los municipios conurbados de Minatitlán y Cosoleacaque, en el sur de Veracruz, de los cuales uno fue ya liberado con rastros de tortura.
Ante esta ola de plagios, el jueves, decenas de médicos y enfermeras marcharon en Minatitlán para denunciar los secuestros de sus colegas y exigir a las autoridades su pronta localización.
“¡Todos somos Marcela!”, decían las pancartas de varios médicos con el afán de reclamar la desaparición Marcela Esparza Figueroa, ex directora del Hospital General de Minatitlán, quien es la víctima más reciente.
A esa marcha arribó personal médico procedente de Coatzacoalcos que labora en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).
Los galenos reclamaron que el 10 de agosto del 2011, se registró el primer caso, el de Idalia Aurelia Solís Juárez, ginecóloga del Hospital General de Minatitlán, quien fue encontrada asesinada en un camino vecinal.
De secuestros recientes, el primero se registró el pasado 30 de marzo, cuando un grupo de sujetos armados irrumpió en una finca en Cosoleacaque para llevarse a José Natividad Contreras Miranda, quien es un conocido ginecólogo del centro de la ciudad de Coatzacoalcos.
El doctor Contreras fue encontrado la mañana del jueves, una semana después de haber sido raptado, en un camino de terracería en los límites de Oteaban y Zaragoza, severamente golpeado, vestido con pants y sudadera.
Al día siguiente del rapto de Contreras, en Minatitlán fue denunciado el caso de Carmen Medel Palma, encargada del área de Ultrasonido del Hospital General de esa localidad, a quien sacaron violentamente de su negocio particular, ubicado sobre la avenida 18 de Octubre, en la Colonia Santa Clara.
El pasado martes 5 de abril, según testigos, seis sujetos sacaron violentamente a Marcela Esparza de su consultorio, ubicado en la colonia Santa Clara, para meterla en uno de los dos autos compactos en los que arribaron al lugar.
El 21 de enero pasado, en Minatitlán, Rigoberto Martínez Parroquín, subdirector médico de la Clínica del IMSS, fue también secuestrado cuando salía del área de Urgencias, y consiguió sobrevivir gracias a que logró escapar en un descuido de sus captores para pedir ayuda de inmediato.
Ayer por la tarde arribó un contingente de 300 elementos policiacos de la Secretaría de Seguridad Pública con el fin de reforzar la seguridad a Minatitlán, según anunció Alberto Silva Ramos, coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado.
Hasta el momento, la Fiscalía General del Estado no emitido información de pesquisa alguna, tras la liberación del ginecólogo José Natividad Contreras.