Conductores de automóviles Uber, apoyados por agentes de vigilancia de algunos centros comerciales, se dedican a levantar pasaje, en un franco desafío a los taxistas, denunció Refugio Eudave, líder de Taxistas Revolucionarios, una de las más grandes agrupaciones de vehículos de alquiler en la entidad.

Explicó que esas unidades reciben el apoyo de elementos de seguridad privada que originalmente cuidan los estacionamientos, les organizan a la gente para que aborden las unidades y de por medio, “se llevan su mochada por cada viaje que hacen” partiendo de esos centros comerciales en donde se presenta esta forma de operar.

Puso como ejemplo Altaria, en donde los policías que cuidan los vehículos, les consiguen corridas a las personas que necesitan abordar un taxi; “hemos detectado que salen los clientes con bolsas de mandado y con la intención de abordar un taxi, sin embargo, los de seguridad les ofrecen, según ellos, un mejor servicio de traslado, en unidades de lujo, y es así como están ya invadiendo el mercado de los taxistas”.

En otros centros comerciales, son los llamados “viene-viene” los que se encargan de conseguir los autos particulares para realizar traslados.

Confirmó, además, que en determinadas calles, avenidas o cruceros, las personas son abordadas por los Uber, quienes les ofrecen el servicio de traslado, pero que nadie tiene la certeza de que en efecto pertenezcan a la referida empresa, y a los conductores nadie los conoce, lo que representa un riesgo a la seguridad de los usuarios de ese tipo de transporte.

Por otro lado, denunció además una competencia desleal que se da en algunas empresas, que, en lugar de contratar taxis o vehículos públicos destinados al traslado de personal, emplean vehículos particulares quienes realizan corridas regulares, usando, incluso, vías de comunicación federales, pero sin contar con un sólo permiso para prestar el servicio.

“Antes, los taxistas realizaban esos trabajos, sin embargo, algunas empresas prefieren contratar a particulares, quienes no están regulados ni identificados por las autoridades encargadas de regular al transporte. Muchos de esos vehículos son conducidos por particulares, nadie conoce a los choferes, no se sabe si cuentan con seguro para pasajeros, y las tarifas tampoco son revisadas por las autoridades”, denunció el dirigente de la agrupación de taxistas.

Ante estas irregularidades, pidió a las autoridades su pronta intervención, “pues así como a nosotros nos traen asoleados con las revisiones, con supervisiones, nos obligan a portar gafete y a recibir capacitación, así también deberá de actuar en contra de los servicios piratas de transporte en Aguascalientes”, afirmó el presidente de esta agrupación.