La producción de miel a finales del 2016 bajó hasta por encima de un 90% debido a las cuestiones climatológicas, lo cual implica para los apicultores y productores de la región una pérdida económica calculada por encima de los dos millones de pesos para este ciclo, dijo en entrevista Víctor Pérez, encargado de relaciones públicas de la Unidad Apícola Regional.

Para Unidad Apícola Regional la producción fue de alrededor de 8 tambos de 300 kilos que representan apenas el 7% de producción de un año bueno, donde llegan a obtener hasta 120 tambos de 300 kilos.

En particular, en este año lo que les parece haber afectado fue el inicio de la temporada fría que llegó con antelación, lo cual provocó que el néctar de la flor se secara anticipadamente provocando escasez de miel, hasta el grado de que hubo algunos productores que definitivamente no generaron.

A decir de Víctor Pérez, estos cambios climáticos no sólo repercutieron en el nivel de producción, sino en la vida de las colmenas que registraron muertes de abejas, lo que significa una pérdida para los propietarios, no sólo del momento sino a mediano y largo plazo.

Esta situación fue generalizada para los apicultores de toda la región, inclusive en los estados aledaños de San Luis Potosí, Zacatecas, Guanajuato y parte de Jalisco igualmente bajaron el nivel de producción.

Esta baja en la producción de miel natural deja abiertas las puertas para que quienes comercializan miel apócrifa acaparen el mercado, porque ellos de un kilo de miel que compran producen cinco litros para venderlo cada uno de ellos en alrededor de 60 pesos a diferencia de un kilo natural cuyo costo oscila en poco más de 100 pesos.

Una miel apócrifa se identifica porque es líquida, color ámbar anaranjado, el resto de los tipos de miel original tienen una tonalidad ámbar pero no tan concentrada, además de cristalizarse a los 20 días de haber sido extraída, esta última característica es sello de garantía de ser 100% natural.

“Lamentablemente las previsiones no se pueden tomar porque ahora sí que nosotros dependemos completamente del clima, por ejemplo el año pasado que nevó para estas fechas para nosotros como productores de miel, nos ayudó mucho porque el mezquite es un árbol frío… para tener una flor más fuerte y más llena de néctar”.

La única acción preventiva que los productores de miel pueden realizar es tener colmenas sanas para preservar intactas las poblaciones de abejas.

Finalmente Víctor Pérez comentó que las alzas en los precios, principalmente en la gasolina, sin duda han tenido un impacto en el costo de producción y principalmente en la comercialización, aunque los productores han buscado la manera de mantener los costos de su producto al público.