Actores externos están tras la colocación de una corona fúnebre en el domicilio de la precandidata panista a la alcaldía, Alma Hilda Medina Macías, al igual que los espectaculares que aparecieron recientemente con la leyenda “Di no a los moches”, con el ánimo de amedrentar y generar un contexto social de desánimo entre los electores, acusó el dirigente estatal del Partido Acción Nacional, Paulo Martínez López.
Expresó su condena a hechos de esta naturaleza, y exigió que la fiscalía estatal investigue y sancione a los responsables, atribuidos a gente que está preocupada por la solidez del blanquiazul de cara a las elecciones locales del próximo 5 de junio.
Afirmó que estas acciones son un síntoma de nerviosismo, que busca contaminar el proceso electoral, con la intención de que Acción Nacional baje la guardia, pero no lograrán su objetivo.
“Esto no nos va a detener, no nos van a intimidar, nos vamos a consolidar más para ganar la gubernatura, conservar la alcaldía de la capital. Hago un llamado a la población para que no tengamos miedo, y para que estos actos lamentables sean condenados”, enfatizó.
Lo anterior fue expresado tras acudir a entrevistarse con los tres magistrados integrantes de la Sala Administrativa Electoral, en audiencia solicitada con la intención de argumentar los puntos planteados en el recurso de impugnación al convenio de la coalición electoral del PRI, PANAL, PVEM, y PT.
Manifestó que la denuncia no es por temor a la fuerza de la coalición, al argumentar que existen condiciones de ilegalidad en su estructuración que sustentan la revocación de la alianza de los cuatro partidos políticos.
Detalló que la falta de firmas de los integrantes del consejo político del Revolucionario Institucional que se exige al momento de celebrar sesión para dar su aval a la alianza, y la falta de uniformidad en la coalición a los diferentes cargos de elección popular por parte del Partido Verde Ecologista de México, son los principales argumentos para cancelar la coalición.
Anticipó que el asunto se habrá de resolver en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, independientemente del fallo que emita la Sala Administrativa Electoral del Poder Judicial del Estado.